Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Violencia en Irak

Decenas de profesores universitarios han sido asesinados durante la ocupación

La violencia y las amenazas llevan al exilio a miles de profesionales iraquíes

Unos 180 profesores universitarios iraquíes han sido asesinados desde el inicio de la ocupación del país en 2003, según ha informado la Asociación de Profesores de Irak y confirmado la Unesco. La campaña de asesinatos, que ha afectado a rectores, ex rectores y decanos, también alcanza al personal sanitario (unos 220 sólo entre los vinculados al Ministerio de Sanidad). Ambos colectivos están recibiendo amenazas, por lo que varios miles de profesionales han abandonado el país. Nadie puede protegerles, porque "nadie sabe" quién les ataca, relata un profesor de la Universidad de Bagdad.

"De momento, no puedo, porque tengo compromisos con mis estudiantes, pero, si soy sincero, me iré de Irak en cuanto surja una oportunidad". Ali Abdulah, catedrático de genética molecular en la Universidad de Bagdad, ha visto cómo decenas de sus compañeros, profesores universitarios y algunos amigos han sido sistemáticamente asesinados desde el inicio de la ocupación iraquí.

Hasta el pasado día 20, la cifra de muertos era de 180 docentes repartidos por todas las universidades del país y de todas las disciplinas. Pero el número continúa aumentando: el jueves 20 de abril murieron tiroteados otros tres profesores a la salida de la Universidad de Baquba, al noroeste de Bagdad.

Los asesinatos van acompañados de amenazas -cartas con una bala dentro, por ejemplo-, explicó el profesor Abdulah, por lo que "miles de profesores" ya han abandonado el país, según señaló también la Unesco. La cifra de desplazados es de aproximadamente 2.500, según los organizadores de la Campaña Estatal contra la Ocupación y por la Soberanía de Irak, que reunió en Madrid la semana pasada a decenas de especialistas de ocho países (entre ellos Irak) bajo el título Una guerra para borrar la cultura y el futuro de los iraquíes.

Los organizadores de la campaña han contrastado una lista de 173 docentes asesinados que se puede consultar en Internet. La organización destaca que muchas de las víctimas eran miembros sobresalientes de la comunidad educativa, no sólo rectores y ex rectores, sino también decanos y gran cantidad de directores de departamento.

Al seminario de Madrid asistió Ali Abdulah, que describió la situación de la educación iraquí -que durante mucho tiempo fue una de las mejores de Oriente Próximo- como "completamente degradada". Una gran parte de las universidades iraquíes han sido quemadas o saqueadas desde el inicio de la ocupación. Además, los profesores iraquíes también hablan de asesinatos entre los docentes de primaria y secundaria, aunque no existen cifras. Abdulah asegura que no les pueden ofrecer protección porque "no saben quién les está atacando".

"Un país débil y controlable"

Sin embargo, la periodista y ex profesora de la Universidad de Bagdad Iman A. Jamas señaló a las milicias paramilitares como los autores, y acusó a las fuerzas ocupantes (mayoritariamente norteamericanas) de ser responsables de esta situación de vulnerabilidad: "De acuerdo con los tratados internacionales, ellos son los responsables últimos de nuestra seguridad".

Jamas, que sigue viviendo en Bagdad, dice que se está intentando acabar con los intelectuales para dejar un país "débil y controlable". "Estamos perdiendo 20 ó 30 años de formación", añadió. El personal sanitario también está sufriendo esta campaña de violencia, que incluye secuestros. "Sólo entre los médicos e investigadores vinculados al Ministerio de Sanidad han sido asesinados 220 profesionales, según ha reconocido el propio Ministerio", señaló, por su parte, Ismail Jalili, cirujano oftalmólogo y secretario general de la Asociación Nacional Árabe-Británica. Y añade que también se trata de los "mejores especialistas, los más sobresalientes profesionales".

Los desplazados pueden alcanzar las 3.000 personas, añadió. Ahora, sólo les queda "resistir a la división interna que se está creando en el país y denunciar los hechos para que todo el mundo sepa lo que está pasando", concluyó Jalili. La Unesco ya ha anunciado que "estudiará" la manera de garantizar la seguridad de los intelectuales iraquíes. "Es algo crucial para que Irak pueda preparar su propio futuro a través de la educación, el diálogo y el intercambio", aseguró su director, Koïchiro Matsuura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 2006