Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agricultores del níspero critican la presión policial sobre los braceros inmigrantes

Más de un centenar de agricultores y empresarios del níspero en Callosa d'En Sarrià (La Marina Baixa) se concentraron ayer ante el Ayuntamiento para pedir la mediación del alcalde por la "abusiva" campaña de la inspección de Trabajo en los invernaderos para detectar a inmigrantes sin papeles. En la campaña de recolección de este fruto participan decenas de braceros extranjeros. Este año hay más de 200 solo de Polonia.

Los empresarios agrícolas increparon e insultaron al alcalde, Francesc Guardiola, del PSPV. La convocatoria surgió de forma espontánea fruto del malestar existente entre los agricultores que se quejan por la presión policial. El detonante fue la entrada por sorpresa en los invernaderos de varios agentes de la Guardia Civil, justo en el momento de mayor actividad en la recolección del fruto, y cuando los empresarios encuentran mayores dificultades para obtener mano de obra para la recolección de este fruto perecedero. Dada la gravedad del tema, Guardiola se desplazó ayer a Alicante para hablar con la subdelegada del Gobierno, Etelvina Andreu, y el delegado de Gobierno en la Comunidad Valenciana, Antoni Bernabé. El alcalde, acompañado por el presidente de la Cooperativa Agrícola de Callosa, Fructuoso Martínez, solicitó a los representantes del Gobierno unas campañas de inspección "menos agresivas". "No se trata de que hagan la vista gorda, porque entendemos que es justo, pero sí que no sea excesiva", indicó.

En Callosa, de las 8.710 personas empadronadas, un 32% son extranjeras, la mayoría ecuatorianos. Los recursos humanos en el campo son escasos, pero durante la recolecta del níspero se necesitan más de 3.000 trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 2006