Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Asombro

Con gran asombro, he leído unos pasajes en el artículo Se cierra el círculo del terror en Europa, de Enric González, en su suplemento Domingo del 26 de marzo de 2006. Particularmente, las partes que se refieren a la Fracción del Ejército Rojo (RAF) contienen tesis que -según las fuentes a las que tengo acceso- no puedo entender.

En el artículo se destaca que "un comando israelí liberó a los rehenes" del avión secuestrado. Hasta ahora siempre he partido de la base de que el aparato fue tomado por asalto por la unidad especial alemana GSG 9, aunque con ayuda de la unidad especial británica SAS.

Aparte de eso, se afirma que Hans-Joachim Klein fue militante de la RAF. Este hecho es nuevo para mí. ¿No fue Klein militante de las Células Revolucionarias (RZ en sus siglas alemanas)?

Tampoco es cierto que la cárcel de Stuttgart Stammheim fuese "construida en exclusiva para Andreas Baader, Gudrun Ensslin, Irmgard Moller y Jan-Carl Raspe". Ésta ya existía antes que la propia RAF. Sin embargo, sí que es cierto que se construyó un recinto blindado para el juicio.

El siguiente pasaje sobre el suicidio da especialmente que pensar. Enric González escribe: "Esa misma noche, Baader, Ensslin y Raspe se suicidaron o, como parece más probable, fueron suicidados". ¿En qué fuentes se ha basado el periodista al escribir este "más probable, fueron suicidados"? ¿Se basa en las declaraciones de una Irmgard Möller que sobrevivió a este hecho o en las de unos ex militantes de la RAF y comunicados oficiales de las autoridades alemanas? ¿De quién ha de fiarse uno más y por qué? ¿En qué documentación y fuentes se basa el artículo? ¿Justifican estas fuentes y documentaciones sacar las conclusiones mencionadas? ¿O provienen estas fuentes de un entorno tendencioso?

Para mí, la buena prensa es aquella que es independiente y se exige a sí misma ser objetiva, equilibrada e informar detalladamente, para así poder sacar finalmente conclusiones. ¿Ha sido este el caso aquí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de abril de 2006