La Generalitat concede ayudas de hasta 185 euros para renovar electrodomésticos

El Gobierno catalán complementa el plan del ministro Montilla para ahorrar energía

Por 500 euros se puede tener un frigorífico que ahorra energía. Es 150 euros más caro que uno convencional, pero al sustituirlo, la Generalitat compensará a su poseedor con 85 euros. El resto del sobrecoste se amortizará con una factura eléctrica inferior. El consejero de Trabajo e Industria, Josep Maria Rañé, presentó ayer la primera de 140 medidas de ahorro y eficiencia energética. La más destacada es un complemento al Plan Renove de electrodomésticos del Ministerio de Industria para sustituir los viejos aparatos por otros de bajo consumo, con ayudas de 85 a 185 euros. Industria da 50 euros.

Más información

El Ejecutivo prevé que se sustituyan unos 90.000 electrodomésticos en 2006, entre frigoríficos, congeladores, frigoríficos combinados (combis), lavadoras, secadoras y lavavajillas. Las ayudas, que variarán en función del aparato, "cubren el 60% del sobrecoste que supone para el consumidor comprar electrodomésticos más eficientes energéticamente. El 40% restante se amortiza mediante el ahorro de energía", destacó ayer Rañé.

El departamento ha calculado que una familia que sustituya todos sus electrodomésticos ineficientes por aparatos de menor consumo (clase A o superior) conseguirá un ahorro anual equivalente a 50 euros, el 12% de su factura energética.

La Generalitat quiso ayer dejar dos aspectos muy claros al respecto: que la ayuda sólo se concederá a la renovación de electrodomésticos, no a la compra de nuevos, y siempre que sean aparatos con etiqueta energética A o superior. "No se trata de cambiar un aparato convencional por otro, sino de cambiarlo por uno que permita ahorrar más", señaló el consejero.

Los consumidores podrán beneficiarse de estas ayudas desde el próximo 2 de mayo, pero sólo a partir del 1 de junio se les aplicará el descuento directamente en las tiendas.

Al ser preguntado al respecto, Rañé dijo que no teme que subvencionar la compra de electrodomésticos genere inflación en el sector porque "es un mercado casi perfecto, muy transparente, con mucha competencia".

El presupuesto para la renovación de electrodomésticos es de 11 millones de euros. La Generalitat destinará este año 72,6 millones en total para llevar a cabo las 140 medidas previstas para el periodo 2006-2010 dentro del Plan de la Energía. Dos tercios del montante los aporta el Ministerio de Industria.

El director de Energía, Josep Isern, señaló que el cumplimiento de las 250 medidas se traducirá en 2010 en un ahorro energético de 1,9 millones de toneladas equivalentes de petróleo (esto es: todo el consumo energético de los hogares catalanes en 2003) y evitará la emisión de 3,1 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Entre el resto de las medidas previstas, figuran la subvención máxima de 20.000 euros para las viviendas que se rehabiliten siguiendo criterios de eficiencia energética, ayudas a la introducción de equipos eficientes de climatización que se renueven, un plan dotado con 12,5 millones de euros para acompañar a la industria en su reconversión con vistas al ahorro energético y la potenciación de energías renovables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de abril de 2006.