Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Premios Ortega y Gasset de Periodismo

"Conservo grabada en mi interior cada fotografía que tomé"

Sandra Balsells retrata los rostros de la guerra 14 años después

En el verano de 1991, la periodista Sandra Balsells (Barcelona, 1966) viajó por primera vez a los Balcanes para cubrir para The Times como fotógrafa -por aquel entonces vivía en Londres- los primeros días del conflicto entre serbios y croatas. Quedó tan impresionada que regresó al poco tiempo a la zona, esta vez como reportera freelance, para seguir captando los rostros de la guerra en Bosnia y en Kosovo. Años después, ya instalada de nuevo en Barcelona, empezó a obsesionarse con la idea de querer saber "qué había sido de todas aquellas personas".

"Yo había fotografiado momentos que para aquella gente eran muy dramáticos y, para mí, tanto profesional como personalmente, importantísimos: la boda de Amra en plena guerra, el funeral del padre de Andrea... Cada una de ellas no es cualquier fotografía, sino imágenes que yo conservo grabadas en mi interior", recordaba ayer Balsells en su luminoso piso del Eixample barcelonés, mientras no paraba de recibir llamadas telefónicas de felicitación por el premio, que celebró con una copa de cava fresquito.

Pues bien, su empeño en recuperar las vidas de aquellos personajes que había conocido años atrás tuvo recompensa. Y gracias, en parte, a la financiación lograda para la producción de un documental sobre su vuelta a los Balcanes, pudo cumplir su "ilusión". El documental, dirigido por Ángel Leiro, Retrats de l'ànima (Retratos del alma), capta ese viaje al pasado de Balsells, fruto del cual es el reportaje -texto y fotos- de la periodista premiado con el Ortega y Gasset a la mejor labor informativa. Su título, Balcanes, seis historias de guerra y paz. El trabajo se publicó en el Magazine de La Vanguardia el pasado 30 de octubre.

La búsqueda de las personas que Balsells había fotografíado durante la guerra fue, según la periodista, toda una odisea. "No tenía ningún dato de ellas, ni el nombre, ni la dirección. Sólo la foto". Las localizó enseñando las instantáneas y preguntando a la gente por la calle. Finalmente, pudo encontrar a seis, hablar largo con ellos y retratarlos otra vez. El retrato actual de esos valiosos testimonios es, según Balsells, "la radiografía de los Balcanes de ahora". La periodista, autora del libro de fotografías Balkan in memoriam, compagina en el presente su trabajo como periodista con la docencia en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Ramon Llull.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de abril de 2006