Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen reduce un tercio la producción en su planta de Navarra

Bratislava contratará más trabajadores para fabricar el modelo Polo

Volkswagen anunció ayer que iniciará de inmediato las medidas para reducir en un tercio la capacidad productiva de su planta de Landaben (Navarra), de 300.000 a 200.000 coches anuales tras dar por fracasada la negociación del convenio colectivo. VW había dado un ultimátum que expiraba a mediodía de ayer para que los representantes de los 4.260 trabajadores firmaran la última propuesta. La empresa no ha precisado el impacto que tendrá en la plantilla.

El consejero navarro de Industria, José Javier Armendáriz (UPN), que ha intentado en las últimas semanas una mediación rechazada por ambas partes, afirmó que una producción del 50% en la planta, con apenas 150.000 coches anuales, pondría a VW Navarra en una "situación crítica". Sólo la aceptación por el comité, que ahora parece remota, de la última oferta de la empresa podría detener un proceso "que va a ocasionar daños irreparables para el futuro de este centro", aseguró la dirección.

El consorcio alemán dio ayer por finalizado el "plazo de confianza" otorgado a VW Navarra debido a los 15 meses transcurridos de infructuosa negociación para la firma del convenio colectivo de la planta y a los más de 15.800 coches que se dejaron de fabricar por huelgas y movilizaciones. La empresa había exigido al comité de empresa que firmara la última propuesta empresarial antes del 7 abril o adoptaría medidas.

CC OO, LAB y CGT, que suman la mayoría sindical con 18 delegados en el comité, se reunieron ayer y se negaron a firmar instando a la dirección a seguir negociando y a retirar el ultimátum. Volkswagen anunció de inmediato la reducción de la producción como "mal menor", al constatar que sólo UGT (10 delegados) y la Confederación de Cuadros (un delegado) estaban dispuestos a aceptar su última propuesta, si bien condicionada a su ratificación por los trabajadores. La dirección de la empresa emitió un comunicado en el que afirma que a partir del 10 de abril la planta de Bratislava contratará trabajadores para elevar de 60.000 a 70.000 las unidades del Polo que viene fabricando.

"Desconocemos hasta dónde nos puede llevar este proceso", señaló la dirección de VW Navarra, "aunque sí tenemos la certeza de que todas las oportunidades que estamos dejando escapar van a ser ya imposibles de recuperar".

VW Navarra fabricó en 1999 un total de 320.000 coches con más de 5.000 empleados fijos. La reducción de ventas del grupo en Europa llevó a los sindicatos a aceptar hace cuatro años un modelo de flexibilidad que evitó el despido de 600 empleados. En este tiempo han perdido el 10% de sueldo y jornada y ahora quieren recuperar capacidad adquisitiva. La empresa no ha precisado qué impacto tendrá en la plantilla ese fuerte recorte de producción.

Tras invertir 772 millones en Navarra entre 2001 y 2006, el grupo le asignó este año 224.500 unidades del Polo. El 90% de la producción se exporta. Este coche debe ser sustituido por un nuevo Polo en 2008 y días atrás un portavoz de VW Navarra, Reinhard Jung, anunció a los sindicatos que si no había acuerdo se deslocalizaría parte del nuevo modelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de abril de 2006