Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica derrota a Slim en la puja por la empresa estatal de Colombia

El grupo español paga 300 millones de euros y asume la deuda y el fondo de pensiones

Telefónica ha ganado la batalla de Colombia a Carlos Slim, el magnate mexicano con el que se disputa las telecomunicaciones de Latinoamérica. El grupo español venció ayer en la puja por el 50% de Colombia Telecom, la empresa estatal de telefonía fija. Telefónica ofreció 300 millones de euros, un 4,8% más de lo ofrecido por Slim. Además, la nueva Telecom que salga de la operación debe asumir la deuda y los fondos de pensiones mediante aportaciones anuales hasta 2022 por cerca de 2.700 millones de euros. Colombia Telecom tiene 2,6 millones de clientes.

El asalto colombiano del combate que mantienen desde hace más de una década Telefónica y Slim por hacerse con el liderazgo de las telecomunicaciones en Latinoamérica ha caído del lado español. El grupo que preside César Alierta ganó ayer la subasta por el 50% del capital más una acción de Colombia Telecom, la compañía estatal de telefonía fija del país. Su oferta de 300 millones de euros (853.577 millones de pesos colombianos) superó en un 4,8% la última realizada por CANTV, la empresa venezolana recientemente adquirida por Slim. La pugna entre los dos pesos pesados de la telefonía no fue tan dura como se preveía, ya que se dirimió en apenas una hora y media y cinco rondas.

El importe de la subasta es sólo una pequeña parte del compromiso asumido por Telefónica. Tras la operación, la nueva Colombia Telecom deberá inyectar recursos, mediante aportaciones anuales hasta el año 2022, para garantizar los fondos de pensiones y la deuda, cuya carga asciende actualmente a cerca de 2.700 millones de euros (7,58 billones de pesos).

El Estado colombiano mantendrá el 50% del capital (menos una acción) en sus manos, pero dispondrá de una opción de venta hasta 2022. No intervendrá en la gestión, que estará completamente en manos de la multinacional española.

No le ha sido fácil a Telefónica derrotar al magnate mexicano. Slim negoció directamente en agosto del pasado año el control de Colombia Telecom, por la que ofreció 286 millones de euros, pero las críticas del regulador por la falta de transparencia del proceso forzó la convocatoria de una subasta.

Antonio Hernández Gamarra, que dirige la Contraloría General que ha vigilado el proceso y uno de los principales opositores a la venta de Telecom a Slim el año pasado, aseguró que la venta a Telefónica se da a un menor costo de administración y, además, deja claro cómo se pagarán las deudas, informa Darcy A. Crowe.

Slim, a través de sus compañías Telmex (telefonía fija) y América Móvil (celular), se bate con Telefónica en casi todos los países latinoamericanos. El último gran enfrentamiento tuvo lugar hace dos años, en la puja por la brasileña Embratel, que ganó el magnate mexicano. En este mismo mes, Slim adquirió las filiales de la estadounidense Verizon en Venezuela, República Dominicana y Caribe. Por su parte, Telefónica se hizo hace dos años con las filiales celulares de BellSouth en 11 países latinoamericanos. La compañía española ha gastado más de 42.000 millones de euros en adquisiciones en Latinoamérica desde 1990.

Desde el punto de vista de negocio, Telefónica toma el control de una compañía con 2,6 millones de clientes, con el 59% del mercado de las llamadas de larga distancia nacional y el 44% de las internacionales. En 2005, registró unos ingresos de 738 millones de euros y un beneficio bruto operativo (ebitda) de 328 millones.

No obstante, el principal objetivo ahora será conseguir que Colombia entre el el mundo de Internet gracias a la banda ancha, puesto que la telefonía móvil, con 22 millones de usuarios, se ha hecho con el mercado de voz.

El país tiene un gran potencial de expansión, ya que un tan sólo tiene una penetración de banda ancha del 2%, muy inferior a la de otros países de la región, como Chile, Argentina, Perú o Brasil, con tasas del 16,6%, 7,2%, 6,4% y 6,2%, respectivamente. Para conseguir este objetivo parte de una red de fibra óptica de 5.800 kilómetros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de abril de 2006