De la Vega afirma que la reforma de RTVE es "urgente e imparable"

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, manifestó ayer que la reforma de RTVE es urgente, imparable e inevitable" y agregó, un día después de la huelga en el Ente Público, que el éxito de la futura televisión dependerá de sus trabajadores, a los que exculpó de los males que aquejan al grupo estatal.

De la Vega, que comparecía ante la Comisión Constitucional del Senado, en la que se debatían las enmiendas a la Ley de RTVE, reconoció que "el modelo de gestión y financiación es insostenible" y esgrimió "una razón de ética política: la utilización partidaria de sus contenidos ha sido una grave carga que ha deslegitimado unos medios públicos que deben servir a todos, no al Gobierno de turno".

En su intervención, aseguró que no se cederá a terceros la producción de los informativos. Nada más terminar de hablar, el senador del PP Manuel Fraga se saltó el protocolo de turnos para reclamar a la vicepresidenta que no se cierre el centro de Canarias. "No desaparecerán los centros territoriales", sentenció De la Vega. La comisión del Senado votó las enmiendas a la ley y el veto del PP, que fue rechazado. Se aprobaron cuatro enmiendas de Coalición Canaria, que garantizan la producción en el centro insular.

La directora general de RTVE, Carmen Caffarel, hizo un diagnóstico del paro: "Los problemas están como antes, o peor", ya que la empresa sigue perdiendo 1,7 millones de euros al día, aunque eximió a los trabajadores de la situación. Tras ofrecer mano tendida al diálogo, dijo que los sindicatos han optado por un "inmovilismo" que pone en riesgo el plan de reforma y pidió que abandonen las "coacciones y extorsiones".

Durante la ocupación del estudio de los telediarios por parte de los huelguistas se produjeron desperfectos materiales y lesiones físicas a dos guardias de seguridad, que han anunciado la presentación de una denuncia. Caffarel esperará a ver detenidamente el vídeo del Telediario y a analizar los hechos antes de tomar medidas contra los sindicalistas.

No obstante, recordó que "a diferencia de otros momentos" TVE y RNE ofrecieron amplia información sobre el paro. El director de informativos, Fran Llorente, dijo a la SER que el Telediario 1 tuvo que ser interrumpido al no aceptar "la presión" que recibió del comité de huelga sobre las informaciones que debían darse sobre el paro. "Llevo dos años luchando por que ningún Gobierno, ni poder político, ni económico diga qué noticia tenemos que dar o en qué lugar, y tampoco puedo aceptar una presión sindical".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de abril de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50