El futuro de Euskadi

Villepin dice al Rey que Francia comparte la "esperanza y prudencia" ante la tregua

Don Juan Carlos insta a "unir los mejores esfuerzos" frente al terrorismo y la delincuencia

El terrorismo, como tema fundamental de la cooperación hispano-francesa, y el alto el fuego de ETA, hito esencial de ese problema, volvieron a estar ayer presentes en la segunda jornada de los Reyes en Francia, junto a los demás temas bilaterales y al homenaje indispensable a exiliados e inmigrantes españoles por su contribución al progreso de la República. Don Juan Carlos instó a "unir todos los esfuerzos" frente al terrorismo y el crimen organizado. El primer ministro francés, Dominique de Villepin, compartió "esperanza y prudencia" ante la tregua de ETA.

Más información
"Modernidad y dinamismo" de España

No fue el único político francés que se hizo eco del alto el fuego, ignorado la víspera por el presidente Jacques Chirac, en consonancia con la decisión del Rey de no pronunciarse sobre ese hecho fuera de España. Sentada tal premisa, y delimitado el ámbito estrictamente interior del debate, don Juan Carlos devolvió ayer a su contexto internacional la lucha antiterrorista, cuando dijo, en el discurso durante un almuerzo con Villepin: "Coincidimos plenamente en que el terrorismo no conoce fronteras y en que todos debemos unir nuestros mejores esfuerzos para combatirlo, una colaboración asimismo necesaria para hacer frente a la delincuencia organizada".

El primer ministro afirmó: "Compartimos hace dos años el dolor de vuestro país por los terribles atentados de Madrid del 11 de marzo. Compartimos hoy su esperanza y prudencia frente al alto el fuego anunciado por ETA".

Previamente, el alcalde de París, el socialista Bertrand Delanoë, había dirigido un discurso a don Juan Carlos, incluyendo estas palabras: "No podría terminar mi intervención sin compartir con usted una esperanza: la de la paz. Aunque la prudencia siga siendo obligada, los anuncios llegados recientemente del País Vasco parecen aclarar el futuro. Ojalá el camino sea de concordia y armonía. Éste es el mensaje sincero que dirigimos a nuestros amigos españoles y al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero".

Cooperación

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Rey, que se puso en pie para saludar al alcalde y aplaudió sus palabras, destacó la orden europea de detención y los equipos conjuntos de investigación como resultados concretos de la cooperación antiterrorista hispano-francesa, en el ámbito general de la creación de un Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia en la UE.

Don Juan Carlos y De Villepin coincidieron también totalmente al señalar los demás puntos de encuentro de las políticas exteriores de Francia y España: la inmigración regulada, sobre la que ambos subrayaron la importancia de la conferencia euroafricana que se celebrará en julio en Rabat, para implicar a los Estados de origen y de tránsito en la gestión del problema; la cultura, con mención especial de los esfuerzos para impulsar y proteger en el mundo las respectivas lenguas.

El primer ministro francés habló de un acuerdo para "hermanar nuestros sectores de competitividad" y de las autopistas del mar acordadas en la última cumbre bilateral, mientras el Rey hacía votos por "superar definitivamente la barrera física que aún plantean los Pirineos, y transformarlos en cauce de comunicación y espacio de concertación".

La jornada comenzó con la mirada puesta en el pasado, a través de un homenaje a los caídos, que no fue perturbado por las huelgas convocadas contra las reformas del Gobierno y sí contribuyó probablemente a agravar las incomodidades del día. Los Campos Elíseos y todos los accesos al Arco de Triunfo estuvieron cortados durante más de 45 minutos para que el Rey depositara su corona de homenaje, con todo el despliegue de policía motorizada, guardias y bandas de música que la grandeur no escatima.

El alcalde Delanoë situó luego el homenaje, enmarcado por una relación de las victorias napoleónicas sobre España, en otra perspectiva: "París no olvidará jamás que en la noche del 24 de agosto de 1944, los combatientes españoles de la columna Dronne vinieron a batirse en nuestras calles para liberar a nuestra ciudad. Permítame expresarle, de nuevo, todo nuestro agradecimiento". El propio Chirac había formulado la víspera esta misma idea.

El Rey, que hoy se entrevistará en Toulouse con el grueso del exilio republicano en Francia, afirmó que "hoy, los españoles que están en París lo están porque así lo han decidido". Varios cientos de antiguos exiliados y emigrantes que abarrotaban un enorme salón del Ayuntamiento, gritaron "¡Viva el Rey!", y aplaudieron estas palabras.

El rey Juan Carlos habla con el primer ministro francés, Dominique de Villepin.
El rey Juan Carlos habla con el primer ministro francés, Dominique de Villepin.ASSOCIATED PRESS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS