Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La medicina regenerativa

Zapatero apoya el uso de células madre porque "nada puede ser más moral que evitar el dolor"

El presidente del Ejecutivo cree que la apuesta por la ciencia "distingue la calidad de un país"

"Nada puede ser más moral que preservar la salud, curar la enfermedad y evitar el dolor". Con esta declaración de principios, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, evidenció ayer su compromiso con la investigación biomédica y rechazó que "frenos artificiales" procedentes de "la conciencia personal" puedan ser "impuestos colectivamente" para frenar el progreso. Zapatero reivindicó la apuesta por la ciencia, como una de las señas de "calidad" de un país, durante la inauguración del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer) en Sevilla.

Tras recorrer las instalaciones del Cabimer, Zapatero defendió el uso científico de células madre siempre que se ajusten a un marco jurídico y respeten los derechos fundamentales. A su juicio, se trata de investigar "sin frenos artificiales impuestos por consideraciones ortodoxas, legítimas en el ámbito de la conciencia personal, pero que no pueden ser impuestas colectivamente para frenar el progreso".

Fruto de este compromiso del Gobierno en el plano legislativo será la derogación en pocas semanas de la ley de reproducción humana asistida de 1988 que ampliará los supuestos que permiten la utilización de embriones con fines investigadores. De esta manera, según Zapatero, se abrirán "las puertas" que cerró la ley de 2003, aprobada por el anterior Ejecutivo del PP. Además, el presidente mencionó la ley de Investigación Biomédica, cuyo borrador fue presentado en el último Consejo de Ministros, como una iniciativa que colocará a España a la altura de otros países punteros.

En el terreno presupuestario, Zapatero recordó los 2.000 millones de euros que recibirá España para investigación entre 2007 y 2013 de fondos comunitarios -de los cuales 800 se destinarán a Andalucía-, y el aumento del gasto público en los dos últimos años de más del 30% para investigación. Anunció que, para el próximo año, "es probable que lo podamos aumentar".

La inauguración del Cabimer, según el presidente, reafirma "la apuesta" del Gobierno por la investigación avanzada en un campo que "concita poderosísimas esperanzas de curar lo que es incurable y de paliar muchas enfermedades que se han resistido a la capacidad de superación del ser humano".

El presidente del Ejecutivo reiteró que la ciencia es uno de los "elementos que distingue la calidad de un país" junto a la igualdad entre mujeres y hombres. "Los periodos más oscuros y tristes de nuestra historia han sido en los que se dio la espalda a la ciencia y a la igualdad", agregó.

Aumento de patentes

En su discurso, Zapatero reconoció el papel "pionero" jugado por Andalucía en la defensa de la investigación con células madre y elogió al científico Bernat Soria, que dirigirá el Cabimer. Soria reivindicó la libertad de investigación, "incluida la investigación con células madre", como una característica de las sociedades avanzadas, en las que también aprecia otros valores como la tolerancia y la cultura.

Después de recordar que la investigación en medicina regenerativa está causando "una enorme revolución en todo el mundo", el científico admitió que en España se ha incrementado el respaldo a la investigación sin que esto se haya traducido en un incremento de patentes. "Nuestro compromiso tiene que ser patentar 10 veces más de lo que patentamos en este momento y transferir tecnología hacia el sistema sanitario", indicó, tras mostrar un vídeo con las felicitaciones de varios científicos por la apertura del Cabimer, entre ellos los Nobel de Medicina Erwin Neher y Baruj Bencerrat y el impulsor de la clonación de la oveja Dolly Ian Wilmut.

El presidente andaluz, Manuel Chaves, recordó que la apuesta de su Administración por la medicina regenerativa comenzó cuando algunos científicos españoles "se encontraron con grandes dificultades y carentes del amparo legal necesario para continuar su trabajo". Chaves anunció que, "tras una fase inicial, difícil y conflictiva", el programa andaluz de terapia celular aprobado en 2004 implicará a 400 investigadores cuando todos los centros estén concluidos dentre de dos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de marzo de 2006