Un documental retrata el "universo mítico" de Javier Krahe

El filme narra una gira del cantautor, que acaba de publicar el disco 'Cinturón negro de karaoke'

Ala troupe de Javier Krahe -de sólo tres miembros: él y sus dos inseparables músicos y amigos, Fernando Anguita y Javier López de Guereña- se sumaron en la gira de 2004 dos extraños: Ana Murugarren y Joaquín Trincado. Equipados con una cámara, los dos cineastas se convirtieron durante meses en la sombra del cantautor madrileño. Con él, recorrieron ciudades y pueblos de España y fueron testigos de la "absoluta devoción" que le demuestran sus fans, que, siempre en locales pequeños y llenos de humo -al menos, en esas fechas-, se deleitan compartiendo con el autor de Piero della Francesca y Ron de caña canciones y complicidades. Ese singular periplo es el hilo conductor de Ésta no es la vida privada de Javier Krahe, documental que hoy se estrena en los cines y que se completa con entrevistas a colegas-admiradores del protagonista del filme.

En palabras de uno de los fieles devotos del cantautor, el actor de Els Joglars Xavier Boada, que presentó la película en Barcelona, con este documental Murugarren y Trincado han logrado penetrar en "ese universo mítico" que es el particular mundo de Krahe, alguien que vive libremente, al margen de ataduras y de la servidumbre de la industria. El músico asegura estar encantado con el filme, aunque irónicamente apunta que no comulga "al cien por cien" con todas las cosas que se comentan sobre su persona. "Hay alguna intervención con la que discrepo. Se cuentan anécdotas totalmente inexactas. Me doy cuenta de que la memoria es arbitraria, y no sólo la mía, sino también la de mis amigos", bromea. ¿Por ejemplo? "Pues, no recuerdo eso que explica Forges que hice cuando se inundó mi casa", responde, "pero, si él lo dice, debe ser así". Lo que el dibujante relata es que una vez el domicilio de Krahe se anegó y que éste siguió en su sillón flotando en el agua leyendo a Kierkegaard. Junto a Forges, dan fe de su veneración por el maestro habituales como Joaquín Sabina, Pablo Carbonell, Rosendo, Wyoming y Albert Pla, y otros cuya afición por él es menos sabida, caso de Fernando Savater y Alejandro Sanz

Ésta no es... repasa, pues, con testimonios e imágenes antiguas, algunas de ellas inéditas, la trayectoria de Krahe. Desde sus primeros años en el exclusivo colegio de El Pilar, su juventud en el extranjero y las primeras actuaciones en La Mandrágora, hasta el vídeo de la grabación censurada por TVE en el que interpreta junto a Joaquín Sabina Cuervo negro, una vitriólica crítica a Felipe González motivada por la decisión de integrar a España en la OTAN.

Antes de su estreno, el documental ya ha rozado la polémica: un grupo católico ha pedido que se corten unos fragmentos de Sobre la Cristofagia, una surrealista película doméstica filmada por Krahe en súper 8 en los setenta.

La llegada de la cinta a las pantallas coincide con la edición del nuevo disco de Krahe, Cinturón negro de karaoke, con 11 canciones. Algunas de ellas, como No todo va a ser follar y Kriptonita, ya han sonado en sus últimos recitales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de marzo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50