Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El olor de los cadáveres

En más de dos tercios de África, morir joven es lo normal. La expectativa media de vida en Mauritania, Senegal, Gambia y Guinea apenas supera los 40 años, y en Zambia es de 33. Casi todos los días podemos leer que, en ese continente, la tuberculosis mata a medio millón de personas cada año, hay 25 millones de enfermos de sida, tres mil niños mueren a diario de paludismo y, en breve, a ellos se sumará la gripe aviaria. Pero con las cifras de muertos nos pasa como con los euros: nos manejamos muy bien con las cantidades pequeñas, pero nos perdemos con las grandes. Ahora se suma una nueva modalidad: morir en patera. La diferencia es que de estas muertes nos llega el olor de los cadáveres. Canarias es un territorio frágil y pequeño. Tan pequeño que ese olor nos entra por las ventanas. Y además están los que sobreviven, ¿qué hacer con ellos hasta conseguir quitárnoslos de encima? El Gobierno canario pide a Madrid que se los lleve a otras comunidades, que a su vez dicen que ni de broma, que hablen con Bruselas, y ésta, que a ver si vigilamos mejor nuestras fronteras, y nosotros les decimos a Marruecos o Senegal que pongan más cuidado en no dejarlos escapar. La muerte en África no tiene nombres complicados de virus o bacterias. Se llama pobreza, y sus consecuencias, la corrupción política y las mafias. Podemos elegir entre electrizar las costas o montar campos de concentración, pero nunca podremos parar ese flujo de personas que eligen entre morir de hambre o morir ahogados. Al fin y al cabo, sólo son 850 millones. ¿No se le ocurre a nadie otra solución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de marzo de 2006