Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

297 detenidos en una operación contra el crimen organizado

La policía desarticula una mafia rumana dirigida desde Bucarest

Una operación lanzada en septiembre pasado contra el crimen organizado internacional ha culminado con la detención de 297 personas, más de dos tercios de ellas en las últimas dos semanas. Los detenidos, todos ellos de nacionalidad rumana, operaban en 11 provincias españolas, y formaban una mafia dedicada a la falsificación de tarjetas de crédito, tráfico de drogas, prostitución y robos en viviendas. La mafia rumana era una ramificación de una red internacional dirigida desde Bucarest.

El líder de la mafia fue detenido en la cárcel de Valdemoro, donde estaba preso

Según Interior, se trata de "la mayor operación contra una organización de delincuentes extranjeros". La operación ha sido realizada en cooperación con la policía rumana, y 14 de los 297 han sido detenidos en aquel país. Según fuentes policiales, tres personas han huido de la policía en Rumania, y sus datos ya están en poder de Interpol. La red operaba en Valencia Almería, Barcelona, Sevilla, Zaragoza, Castellón, Palma de Mallorca, Madrid, Santander, Málaga y Toledo.

El grueso de las detenciones se ha realizado en Madrid, con 75 personas, Castellón con 52, Málaga con 36 detenidos y Valencia con 44.

La especialidad de este grupo, con una estructura mafiosa clásica como en una película de gánsteres, era el robo y falsificación de tarjetas de crédito, con las que posteriormente sacaban dinero en cajeros o realizaban grandes compras. Según fuentes policiales, en algunos casos estaban compinchados con comercios para hacer los gastos.

Los delitos que se les imputan son robo con fuerza en domicilios, fraude con medios de pago, tráfico de estupefacientes, falsificación de documentos, delitos relativos a la prostitución, contra los derechos de los trabajadores y asociación ilícita.

La organización criminal estaba dirigida desde Rumania, y toda la trama española no era sino una más de sus ramificaciones por Europa, interconectadas entre ellas. Francia, Italia y Alemania son otros países donde opera la organización. El líder de esta mafia en España era Iorgu I., alias Talanu. Éste fue detenido en la cárcel de Valdemoro, donde ya estaba preso por delitos anteriores relacionados con fraude en tarjetas y robos en viviendas. Al más puro estilo mafioso, por debajo de Talanu actuaban su lugarteniente, Mimorian I., alias Cosmos, y otros dos jefes de grupos con numerosos subordinados y divididos en especialidades delictivas.

Entre los objetos intervenidos en los 51 registros efectuados por toda España como parte de la operación se encuentran miles de tarjetas, lectores de tarjetas, ordenadores, importantes cantidades de dinero, una escopeta de cañones recortados, una pistola de gas, cuatro kilos y medio de joyas, diversas herramientas utilizadas para robar en viviendas, coches de lujo como BMW o Jaguar, placas de coches y documentación falsificada de varios países.

El origen de la operación está en informaciones facilitadas por la Embajada de Rumania sobre una grupo de delincuentes dedicados a robar camiones. La detención de estos individuos permitió conocer la forma de operar de toda la organización mafiosa y empezar a tirar del hilo.

El director general de la policía rumana, Dan Valentin Fatuloiu, se desplazó a Madrid para seguir el despliegue del operativo policial. En la mañana del miércoles se reunió con su homólogo español, Víctor García Hidalgo.

El ministro del Interior español, José Antonio Alonso, anunció ayer que a finales de este mes mantendrá una reunión con su homólogo rumano para cerrar acuerdos tales como la creación de "grupos conjuntos de investigación". Fuentes policiales destacaban ayer la excelente colaboración de la policía rumana para desactivar esta gigantesca red criminal.

Se trata, según la Dirección General de la Policía, de la mayor operación policial realizada hasta la fecha contra una organización de delincuentes extranjeros desarrollada conjuntamente por dos países europeos. Alonso anunció el resultado de la operación en una rueda de prensa tras clausurar la III Conferencia Internacional sobre Financiación del Crimen.

Alonso se congratuló del grado de cooperación con Rumania y reiteró que la lucha contra este tipo de mafias es "una prioridad política" para el Gobierno. "La capacidad de infección institucional y la capacidad para cuestionar la seguridad ciudadana [por parte de estas redes delictivas] es extremadamente alta, por lo que no se puede bajar la guardia en ningún momento", aseguró.

El ministro estuvo acompañado por García Hidalgo y el comisario Juan Antonio González García, que dirige la Comisaría General de Policía Judicial, desde donde se ha coordinado toda la operación, en la que han intervenido una decena de jefaturas superiores de policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de marzo de 2006