Los futuros docentes aprenderán a enfrentarse a los problemas de los adolescentes

Los futuros profesores de secundaria aprenderán antes de llegar a los institutos las características de sus alumnos, es decir, la motivación ante el aprendizaje de los chicos de 12 a 18 años. Tendrán que conocer el desarrollo de la personalidad a esas edades y los problemas que les afectan en relación con la enseñanza. Y aprender a tratar con una clase en la que haya alumnos de capacidades diversas. Esta es una de las novedades del nuevo posgrado de 60 créditos europeos (entre 25 y 30 horas de trabajo cada uno) que cursarán los titulados que quieran ser profesores de instituto una vez que ya tengan su carrera de Matemáticas, Historia, Biología.

Este posgrado, al que podrán acceder los licenciados actuales, sacará sus primeras promociones hacia 2008, según los cálculos del Ministerio de Educación. Será imprescindible para opositar y es especial porque regula una profesión. El Gobierno establece las directrices generales y las comunidades autónomas y las universidades deberán acordar su puesta en práctica. Este máster sustituye al actual Curso de Aptitud Pedagógica (CAP), de características muy distintas en cada universidad.

Según estas directrices, que el secretario de Estado de Universidades, Salvador Ordóñez, presentó ayer a la comisión externa de expertos, los nuevos profesores recibirán en este posgrado nociones sobre la gestión de los centros escolares, la evolución histórica del sistema educativo, la comunicación en el aula, las estrategias de tutorías, orientación escolar. Está previsto también que adquieran conocimientos sobre la incidencia de las familias en la educación de sus hijos y que aprendan habilidades para el trato entre padres y profesores. Otros seis créditos de los 60 se llevará el aprendizaje de propuestas docentes e innovadoras.

Prácticas en institutos

Este máster tendrá 12 créditos de formación práctica en los institutos, al término de los cuales cada aspirante redactará una memoria. Y otros 12 créditos serán de formación disciplinar. Con ellos los profesores conocerán exactamente las asignaturas de su especialidad que se cursan en la secundaria y cómo hay que enseñarlas. No bastaría, pues, con saber matemáticas, sino qué matemáticas se enseñan en secundaria y cómo hay que enseñarlas.

El secretario general de Educación, Alejandro Tiana, explicó que, para determinadas carreras habrá, además, una formación disciplinar previa, para evaluar cuánta formación recibieron en la materia que luego impartirán en las aulas. Por ejemplo, si uno ha estudiado Ciencias del Mar y quiere ser profesor de Biología.

Ordóñez presentó ayer otras muchas directrices de nuevas carreras (los títulos de Grado) que completan la segunda oleada de títulos para su adaptación al espacio común europeo, "propuestas abiertas que permiten cambios si surgen nuevas necesidades", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de marzo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50