Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Girona izará la bandera tricolor el 14 de abril como homenaje a la República Catalana

El Ayuntamiento recordará la proclamación efectuada por Francesc Macià

El pleno del Ayutamiento de Girona aprobó el martes una moción para conmemorar el episodio protagonizado por Francesc Macià el 14 de abril de 1931. Ese día, en plena euforia por los resultados de las elecciones municipales libres celebradas dos días antes, el entonces presidente provisional del Gobierno catalán proclamó en Barcelona la República Catalana como Estado integrante de una federación de pueblos ibéricos. El PSC, ICV y ERC han acordado que el próximo 14 de abril, 75º aniversario de la la proclamación que realizó Macià, la bandera republicana española tenga "una digna presencia" en el edificio consistorial. CiU y el PP, por motivos diferentes, se abstuvieron en la votación.

El título de la moción alude a un genérico "reconocimiento a la II República en su 75º aniversario y a sus alcaldes en Girona". Diversas fuentes municipales señalaron ayer que algunos ediles no son conscientes de la significación política de la fecha escogida para colgar la bandera republicana en el edificio consistorial, sea por no haber leído la moción, sea por desconocimiento histórico. "De saberlo, el PP habría votado en contra sin ninguna duda", aseguró un político gerundense.

En el texto se expresa "la condena al levantamiento militar del 18 de julio de 1936 contra el pueblo y el Gobierno legítimo de la II República". El propósito de la moción, según se refleja en el segundo punto de la propuesta de acuerdo, es "celebrar el aniversario de la proclamación de la República Catalana dentro de la federación de repúblicas ibéricas y su transformación, como resultado de la negociación, en el restablecimiento de la Generalitat". El Estado catalán proclamado por Macià duró poco. El Gobierno provisional de la república obligó a Macià a retirar la República Catalana el 17 de abril, tres días después de la proclamación, constituyendo un poder autónomo -la Generalitat- hasta que las Cortes republicanas aprobasen un Estatuto de Autonomía para Cataluña.

La moción propone también homenajear públicamente a los ediles republicanos y promover la recuperación de la memoria histórica de la tarea de los miembros de las corporaciones de los gobiernos municipales de la II República.

En los fundamentos de la moción se advierte de que es un acto de justicia histórica recordar y homenajear a quienes se lo merecen. "Un acto como éste no causará ninguna víctima y, en cambio, servirá para resarcir a las personas que fueron víctimas del odio desatado por la represión y que, a pesar del tiempo transcurrido, continúan sin ningún tipo de reparación". Asimismo, el texto recuerda el esfuerzo de democratización, modernización y cambio social que impulsó la república en contra de la "vieja España caciquil de la Restauración". Y también el reconocimiento de la pluralidad nacional del Estado español mediante la aprobación de los estatutos de Cataluña, Euskadi y Galicia.

Convergència i Unió se abstuvo de apoyar la moción porque asegura haber sido ninguneada durante su elaboración, sin que eso signifique necesariamente que no estuviera de acuerdo con sus objetivos. La alcaldesa de Girona, Anna Pagans, reconoció que no hubo tiempo para que la moción llegara al grupo de CiU. En cuanto al PP, justificó su abstención aduciendo que no debe mirarse más hacia el pasado. "Entre todos debemos cerrar el pasado para poder conseguir este futuro", dijo la portavoz municipal y presidenta del PP de Girona, Concepció Veray.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de marzo de 2006