El Consistorio incumple su compromiso de presentar un informe el 30 de diciembre

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid, que dirige Alberto Ruiz-Gallardón, anunció el pasado 10 de noviembre que la Intervención General debía entregarle un informe de control fiscal sobre la documentación con la que la Fundación Humanismo y Democracia había justificado las subvenciones municipales a 12 programas destinados a la ayuda al desarrollo entre 1995 y 2004. Dos meses después, el Consistorio reconoce que ese informe no está terminado.

"Le doy fecha de plazo máximo al informe de la Intervención General", afirmó el vicealcalde, Manuel Cobo, durante la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno del 10 de noviembre. "El 30 de diciembre tiene que estar ese informe en el que se compruebe cuál ha sido la justificación y el destino de esos fondos", agregó Cobo. Aunque "parte de las subvenciones fueron otorgadas en otra legislatura, nos corresponde a nosotros supervisarlo", añadió el vicealcalde.

A primeros del presente año, EL PAÍS trató de conocer las conclusiones de ese informe y fuentes del equipo de gobierno aseguraron que aún no estaba terminado, pero que en su día se entregaría a todos los grupos municipales. Ayer, un portavoz de la Concejalía de Empleo y Servicios a la Ciudadanía, que dirige Ana Botella, negó que el vicealcalde se hubiera comprometido a tener un informe el 30 de diciembre, sino que esa fecha era el plazo máximo de entrega de los expedientes al interventor general y que así se había cumplido. Además, destacó que en esa fecha el interventor recibió 900 expedientes de proyectos de cooperación al desarrollo de todas las organizaciones no gubernamentales que reciben fondos municipales, pendientes de fiscalización.

"Llama la atención que cuando salieron a la luz las irregularidades de esta fundación, el vicealcalde se comprometió a un proceso y en marzo nos encontremos que no hay ninguna respuesta", afirmó la portavoz socialista en el Ayuntamiento, Trinidad Jiménez. "Si de verdad quieren velar por el buen nombre de las organizaciones, debían haber mostrado mayor celeridad en demostrar que no hay irregularidades".

Jiménez acusó a la concejal Botella de "actuar con laxitud y falta de responsabilidad". "Da la impresión de que quieren esperar a que todo pase o que les parece tan normal que ni siquiera actúan", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de marzo de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50