Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

El Rey y dos 'tigres'

En su visita de Estado a Vietnam y Tailandia, el rey Juan Carlos ha puesto una pica en estos dos tigres asiáticos que ahora deben seguir los inversores españoles. Se abren unas expectativas importantes, pues, a diferencia de lo ocurrido con China o India (esta última sigue siendo una asignatura pendiente de la política exterior española), España puede llegar a tiempo al sureste asiático cuando se están poniendo en marcha grandes reformas en la economía de estos dos países, sobre todo de Vietnam, que poco a poco está saliendo de una dictadura comunista y cuya economía está creciendo a una tasa en torno al 8%.

El hecho de que, con Filipinas, Vietnam sea el primer país receptor de la cooperación al desarrollo de España (55 millones de euros en el nuevo plan) refleja la importancia que ha adquirido la zona para la política exterior española. El Gobierno de Hanoi ha abierto un horizonte de 50.000 millones de euros de inversiones extranjeras en los próximos cinco años, por las que compiten con otras de diferentes países una treintena de empresas españolas, incluidas algunas del sector turístico ya presentes allí. Vietnam se ha convertido en destino turístico de un creciente número de españoles. En Tailandia se abren posibilidades de venta de material militar, especialmente corbetas y aviones.

Pero en ambos países sigue siendo un problema para las inversiones extranjeras la inseguridad jurídica y la manera de otorgar los contratos, como recordó el Rey al pedir mayores garantías. En Vietnam no hay ni licitaciones ni concursos, lo que se presta a corrupciones. Y en Tailandia, la situación política es inestable. No obstante, con su viaje a Hanoi y Bangkok, los Reyes ha abierto una camino. Ningún presidente de Gobierno había viajado a Vietnam. Corresponde ahora que el Gobierno allane el camino por el que puedan entrar las empresas españolas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de febrero de 2006