Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bargalló enmienda a Rañé y anuncia un freno a los parques eólicos en las comarcas del Ebro

El primer consejero de la Generalitat, el republicano Josep Bargalló, anunció ayer una nueva normativa para evitar la masificación de centrales eólicas, desmintiendo de esta forma al consejero de Industria, Josep Maria Rañé, quien el lunes pasado se posicionó a favor de autorizar estas instalaciones sin límites en las zonas donde así lo permita la normativa. Bargalló añadió que "no es bueno ni correcto" que las tierras del Ebro tengan que soportar más del 50% de los aerogeneradores que hay en Cataluña y avanzó que la Generalitat aplicará criterios de "distribución territorial" de ahora en adelante.

Las comarcas del Ebro, y en especial la Terra Alta y el Baix Ebre, concentran en la actualidad el grueso de proyectos de este tipo de centrales. Bargalló, que ayer ejercía de presidente en funciones e inauguró en Tortosa la nueva sede de la delegación territorial de la Generalitat en las tierras del Ebro, corrigió nuevamente a Rañé con relación a la cantidad de proyectos autorizados. Si el titular de Industria aseguró que la Generalitat habría dado su visto bueno a 15 centrales eólicas en estas comarcas y que siete más estaban en una fase avanzada de tramitación, el consejero primero replicó que tan sólo siete proyectos están aprobados de un total de 22 iniciativas presentadas por los promotores.

Carencias evidentes

Bargalló añadió que la posición de la Generalitat respecto a estos proyectos sin autorizar no tiene por qué ser favorable y añadió que algunos de estos proyectos tienen "carencias técnicas evidentes". Añadió que hablaba en nombre de todo el Gobierno y también de Rañé.

Las afirmaciones del consejero de Industria desataron la inmediata réplica de las entidades ecologistas del territorio y también de ICV, cuya diputada por Tarragona, Dolors Comas, aseguró que Medio Ambiente tendría muy en cuenta el impacto visual y sobre el paisaje a la hora de dar su visto bueno a futuras instalaciones eólicas. Tanto ERC, el partido de Bargalló, como ICV convirtieron la oposición a la masificación de centrales eólicas en uno de sus principales argumentos en la demarcación de Tarragona en las pasadas elecciones.

Ayer, Bargalló recuperó los mismos argumentos que usaban los manifestantes en 2002 y 2003 contra la política energética de CiU y anunció una nueva norma que inste a las empresas promotoras a usar la mejor tecnología disponible. Esto quiere decir que la Generalitat instará a las empresas a instalar menos aerogeneradores, pero de mayor potencia, con lo que el impacto visual quedará reducido. La nueva normativa que prepara el Ejecutivo introducirá explícitamente un concepto hasta ahora inexistente: la distribución territorial. "En todas partes de Cataluña la energía eólica tiene límites, y en las tierras del Ebro el límite es la voluntad de que el porcentaje de producción sea sensiblemente inferior", dijo Bargalló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de febrero de 2006