La reordenación del sector energético

Zapatero afirma que España quiere una empresa energética fuerte igual que Alemania

El Gobierno no usará la 'acción de oro' contra la OPA, y Bruselas recuerda que sería ilegal

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comprende "que Alemania quiera tener una empresa fuerte en el mercado internacional", como la que resultaría de la OPA de E.ON sobre Endesa. "España también quiere tenerla", dijo ayer en el Senado, donde añadió que el Gobierno no contempla la posibilidad de vetar la operación a través de la acción de oro, que conserva el Estado. Zapatero recordó que este mecanismo "está en proceso de derogación", y Bruselas advirtió de que ya ha sido declarado ilegal por el Tribunal de Justicia Europeo.

Más información

"Comprendo que Alemania quiera tener una empresa fuerte en el mercado internacional. España también quiere tenerla", afirmó Zapatero. "Nuestra posición en Latinoamérica es un interés de Estado", añadió. El presidente defendió su oposición a la OPA de E.ON de esta forma, aunque no quiso detallar qué medidas tomará el Ejecutivo para frenar la oferta alemana. Aclaró, no obstante, que "el Gobierno tiene una opinión" sobre la operación.

Para Zapatero, el futuro del sector energético en España pasa por hacer compatibles tres aspectos: "Las reglas del juego, los intereses de los ciudadanos y los intereses del país". Entre esos tres elementos, destacó que para su Gobierno el interés de los ciudadanos es más importante que el de los mercados. "La posición de la energía y nuestros intereses energéticos en el mundo es una cuestión relevante para el país, y también internamente, estamos hablando del 50% de la energía nuclear que hay en España, estamos hablando del carbón, que tiene un interés estratégico, estamos hablando del abastecimiento energético a las islas, que tiene un interés singular para nuestro país y el Gobierno tiene que estar pendiente para el futuro", explicó.

Zapatero hizo estas declaraciones en los pasillos del Senado, a donde había acudido a la sesión de control al Gobierno. Horas más tarde, el ministro de Economía, Pedro Solbes, incidía en que la acción de oro (que está vigente para Endesa hasta junio de 2007) no está en los planes del Ejecutivo. "No es nuestra intención", dijo Solbes en el Senado, donde debió responder, al igual que el ministro de Industria, José Montilla, a varias preguntas relativas a la posición del Gobierno en la OPA hostil de Gas Natural sobre Endesa.

Respecto a la nueva situación, "el Gobierno lo único que tiene que hacer es aplicar la legislación vigente" en temas de competencia. "Como hemos hecho con Gas Natural", dijo Solbes, en referencia a la autorización con condiciones de la OPA hostil lanzada por la gasista sobre la eléctrica hace cinco meses.

Precisamente sobre la aplicación de la legislación lanzó ayer Bruselas una contundente advertencia a las autoridades españolas para que no use "ningún derecho especial" para obstaculizar la opa de E.ON sobre Endesa. Oliver Drewes, portavoz del Comisario de Mercado Interior y Servicios, Charlie McCreevy recordó que España no podía utilizar la acción de oro, porque "este instrumento ha sido declarado ilegal por el Tribunal de Justicia Europeo".

"El comisario McCreevy", manifestó el portavoz, "le gustaría recordar a las autoridades españolas que no deberían utilizar en esta situación particular ninguno de los derechos especiales que en estos momentos ya no son compatibles con la reglamentación comunitaria".

Las acciones de oro, que utilizan los Estados para proteger las empresas que consideran estratégicas fueron declaras ilegales en 2003. Drewes recordó que el pasado año la Comisión abrió un expediente contra España por no haber modificado su legislación.

Sin fecha para la derogación

El Gobierno español envió al Congreso en noviembre pasado la ley que deroga el mecanismo de la acción de oro pero, pese a que solicitó que se tramitase por la vía de urgencia, aún no se ha fijado fecha para su debate. El plazo de enmiendas finalizó el pasado día 14, sin que los principales partidos presentasen ninguna.

El PP, que desde un principio se opuso frontalmente a la OPA de Gas Natural sobre la eléctrica, relaciona esta demora con los movimientos empresariales en torno a Endesa. Los socialistas alegan un problema de turnos en la entrada al Parlamento de otras leyes y calculan que se podría empezar a discutir en ponencia en abril o mayo.

Las acusaciones políticas a cuenta de la operación siguieron ayer su escalada. El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó que a los populares se les "ve el plumero" ya que a su juicio el PP prefiere que Endesa "sea alemana con tal de que quien manda siga mandando", es decir, que Manuel Pizarro, "nombrado por el PP", siga al frente de la eléctrica española. "Endesa era pública, llegó el PP, sustituyó a su presidente, la privatizó y el presidente se quedó".

Además, el dirigente socialista señaló que la pasada semana dirigentes del PP y miembros del Gobierno de la Comunidad de Madrid aludían "alborozados" en los pasillos de la Asamblea regional a la "sorpresa" que iba a venir de Alemania.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de febrero de 2006.

Lo más visto en...

Top 50