Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una empresa del SER, multada con 157.000 euros por impagos a la Seguridad Social

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha condenado a la empresa Setex Sufic Aparcamientos, contratista del Ayuntamiento de Madrid y adjudicataria de la explotación, control y vigilancia del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), a pagar 157.000 euros, por diferencias en el tipo de cotización por primas de accidentes de trabajo.

El pasado 2 de diciembre, el Grupo Municipal Socialista presentó ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social una denuncia contra la empresa por el incumplimiento de "sus obligaciones en materia de cotización a la Seguridad Social" con los trabajadores contratados como vigilantes de los parquímetros.

Según la denuncia, esta empresa incumplía sus obligaciones "en cuantía inferior a la legalmente establecida en el pago de cuotas" por accidentes de trabajo y enfermedad profesional. "Este incumplimiento", explica el concejal Óscar Iglesias, portavoz adjunto del grupo socialista, "está tipificado como infracción grave".

La Inspección de Trabajo levantó a la empresa un acta de liquidación de cuotas a la Seguridad Social por importe de 157.000 euros. "Esta multa", señala Iglesias, "afecta a la liquidación de la totalidad de los vigilantes contratados y por el máximo periodo de retroactividad de cuatro años, ya que los impagos a la Seguridad Social prescriben a los cuatro si no han sido reclamados antes de esa fecha".

Las concesiones para el control de los estacionamientos de coches en la vía pública están repartidas en tres zonas. Setex Sufic Aparcamientos se encarga de la llamada zona 1.

Según el grupo socialista, a fecha de marzo de 2005, esta empresa tenía 282 trabajadores. "Desde el mes de septiembre de 2002, que dieron de alta al primer trabajador, hasta el presente mes están cotizando incorrectamente, perjudicando a los trabajadores y beneficiándose la empresa de pagar el 3,61% menos de la masa salarial mensual acumulada", asegura Iglesias. Y añade: "Si el salario medio de estos trabajadores es de 600 euros al mes durante más de tres años, es decir, desde septiembre de 2002 hasta la fecha denunciada, se calcula que ha dejado de abonar cotizaciones sociales por alrededor de 214.000 euros, e incrementando, por tanto, sus beneficios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de febrero de 2006