Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Antonio María de Lacy: "Nos responsabilizamos del paciente las 24 horas"

Jefe de cirugía mínimamente invasiva y cirugía colorrectal del hospital Clínico de Barcelona; profesor de cirugía de la Universidad de Barcelona, y presidente de la Sociedad Europea de Endoscopia. Ha practicado más de 1.500 intervenciones de colon y recto por laparoscopia.

Es tan entusiasta de las nuevas tecnologías que sus compañeros le dicen: "A ti, si te tocara la Primitiva no te comprarías otro barco, te comprarías otro quirófano". El premio tendría que ser muy cuantioso porque Antonio María de Lacy (Palma de Mallorca, 1957) opera ya en un quirófano inteligente en el que se siente feliz porque puede colmar todas sus ansias de innovación. Podría decirse que inició su entrenamiento a los siete años, porque ya entonces se dedicaba a coser y recoser filetes de carne, y cuando le preguntaban qué quería ser de mayor, respondía sin vacilar: cirujano. Su familia no tenía ninguna relación con la medicina, pero se volcó en esta decisión. Él lo tenía tan claro que nada más terminar el Bachillerato buscó la forma de contactar con un cirujano mallorquín, José Abrines. "Me aceptó como ayudante. Trabajé con él y hasta me corté un tendón", recuerda. Cuando terminó medicina en Barcelona pidió una plaza de interno en traumatología, pero por un error burocrático cayó en la Cátedra de Cirugía General del profesor Pera: "Aprendí la importancia de ser un médico académico; de aunar asistencia, docencia e investigación". Considera que "una cirugía de calidad exige responsabilizarse del paciente las 24 horas del día". Tiene un altísimo nivel de exigencia, y es considerado un virtuoso de la cirugía laparoscópica y un abanderado de las innovaciones tecnológicas. Muchos cirujanos ya no están a tiempo de subir a ese carro. Lacy no sólo se ha subido, sino que tira de él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 2006