Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA GRIPE AVIAR

Nuevos riesgos...

La detección rápida de los animales enfermos es la clave para frenar la epidemia

Tres años ha tardado el temido virus H5N1 en llegar a la Unión Europea, desde que en 2003 se detectaran los primeros brotes en aves en el sureste asiático. En su camino acaba de dar el que muchos expertos consideran el penúltimo paso antes de llegar a España: su aparición en Nigeria, de donde podría llegar cuando las aves migratorias vuelvan en primavera. Una visita para la que, según todas las autoridades, el país está preparado.

- Aves migratorias. En noviembre de 2005, el Ministerio de Agricultura y las comunidades autónomas establecieron una relación de 25 humedales que deben vigilarse especialmente. Se supone que a estas zonas llegarán los primeros animales infectados. El Ministerio de Medio Ambiente ha analizado ya la sangre de más de 27.000 animales en la red de parques nacionales. La ministra Cristina Narbona ha anunciado que estos análisis se intensificarán.

La existencia de algún ave migratoria infectada será "casi segura", según expertos como el presidente del Colegio de Veterinarios de España, José Badiola. Pero la probabilidad de que sean una fuente de riesgo para los ciudadanos es mínima. Sólo la manipulación de animales fallecidos o enfermos permitiría la transmisión del virus a humanos.

- Protección de las aves de corral. La segunda barrera está en evitar que las aves de corral entren en contacto con los animales salvajes. Para ello, los granjeros deben mantener los animales a cubierto, (o protegidas por redes), e impedir que compartan agua y comederos con los animales salvajes. También se aconseja que se separen patos y ocas de los otros pájaros, y que no se mezclen las aves con otros animales, como cerdos, que podrían ayudar a que el virus mutara y se convirtiera en el origen de una epidemia.

Si se produjera el contagio, la primera medida sería sacrificar a los animales de la granja e imponer una cuarentena en un perímetro de hasta tres kilómetros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de febrero de 2006