LAS CARICATURAS DE LA DISCORDIA

La Unión Europea rechaza restricciones a la libertad de prensa

El comisario de Seguridad afirma que una 'ley mordaza' sería la peor solución

Aunque los periodistas pueden causar problemas a veces, la falta de libertad de prensa sería un problema mucho peor. Mark Bench, director del Comité Mundial por la Libertad de Prensa (WPFC, en inglés), se manifestó ayer con esta contundencia en el Senado español al recalcar que los periodistas no quieren que la polémica por las viñetas de Mahoma condicione la libertad de prensa. El comisario europeo de Seguridad, Libertad y Justicia, Franco Frattini, descartó que la UE quiera regularla. "No podemos hacer una ley que ponga mordaza a la libertad de prensa", afirmó en Bruselas.

Más información
Los otros dibujos de Mahoma

Representantes del WPFC, que agrupa a 45 organizaciones de todo el mundo, comparecieron ayer ante la Comisión de la Sociedad de la Información del Senado para poner en cuestión las leyes españolas sobre la prensa. Sin embargo, fueron inmediatamente preguntados por los portavoces de los grupos acerca del episodio de las caricaturas de Mahoma publicadas por un periódico danés y las airadas reacciones en el mundo musulmán.

"La respuesta violenta que han recibido esas viñetas está intimidando a mucha gente", dijo Javier Sierra, portavoz de proyectos de esta organización, quien añadió: "Nuestro lema es que la mejor ley de prensa es la que no existe". El director de WPFC, el estadounidense Mark Bench, añadió: "Peor que los problemas que causan los periodistas son los problemas de la falta de libertad de prensa". Bench afirmó que "la ética debe ser cosa de la empresa" informativa. Es competencia únicamente de las compañías dotarse de un código de comportamiento, y "el periodista debe conocerlo y vivirlo al entrar en la empresa".

Preguntado posteriormente sobre su posición concreta acerca de la publicación de las viñetas, Javier Sierra se limitó a decir: "Esperamos que haya una respuesta civilizada por parte de estas turbas. También pedimos sensatez por parte de los medios para no exacerbarlo. Debemos usar nuestro sentido común como periodistas".

La comparecencia tenía como telón de fondo una entrevista con el comisario europeo de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini, publicada ayer en The Daily Telegraph que había causado cierta alarma en algunos periodistas. En la entrevista, Frattini defiende la adopción de un código de conducta voluntario por parte de los medios de comunicación europeos al tratar sobre el islam y el resto de las religiones. Según el comisario, la UE afronta un "problema muy real" para tratar de abordar "dos libertades fundamentales", la libertad de expresión y la de religión.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Frattini aclaró ayer el revuelo que estaban provocando sus declaraciones y subrayó que la UE no tiene ninguna intención de regular la libertad de prensa, ya que restringirla sería "la reacción más equivocada de todas". "No podemos hacer una ley que ponga una mordaza a la libertad de prensa", afirmó ayer en Bruselas, informa Efe. Por si quedaran aún dudas, hizo "una llamada a la responsabilidad del mundo de la información, pero a la propia responsabilidad, no a unas leyes que nadie puede establecer".

El próximo miércoles Frattini tiene previsto reunirse con la Federación Europea de Periodistas para tratar este asunto y, según afirmó ayer, en este foro dirá "algo muy claro": "Son los periodistas los que deben establecer lo que es para ellos la responsabilidad. No puede ser Europa, no puede ser un estado nacional, no puede ser una ley".

Frattini (izquierda), junto al secretario de la World Islamic Society, Mohamed Ahmed Sherif, en Bruselas.
Frattini (izquierda), junto al secretario de la World Islamic Society, Mohamed Ahmed Sherif, en Bruselas.EFE

Sobre la firma

Pablo Ximénez de Sandoval

Es editorialista de la sección de Opinión. Trabaja en EL PAÍS desde el año 2000 y ha desarrollado su carrera en Nacional e Internacional. En 2014, inauguró la corresponsalía en Los Ángeles, California, que ocupó hasta diciembre de 2020. Es de Madrid y es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS