El presidente ruso investigará el arresto del ejecutivo español de Yukos

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, se comprometió ayer a averiguar cuál es la situación de Antonio Valdés-García, un ejecutivo de la empresa petrolera Yukos que fue arrestado por la Fiscalía de Rusia en junio de 2005, tras llegar a Moscú previo acuerdo con dicha institución. Valdés-García, que es hijo de un niño de la guerra español, tiene tanto nacionalidad española como rusa. En agosto pasado, la prensa rusa informó de que había sido descubierto en una clínica de Moscú, bajo escolta policial, con huesos rotos, moratones y sin dientes.

Putin manifestó ayer que no había tratado el tema con el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, pero dijo que ordenará una investigación sobre el caso. "Daré instrucciones a la Fiscalía y recibiré la información pertinente. Si hay el menor indicio de delito, éste será investigado", dijo el líder ruso en rueda de prensa. Putin afirmó también que no está claro si Valdés-García es español o ruso.

Rodríguez Zapatero confirmó, por su parte, que el Gobierno y el Ministerio de Exteriores de España "han venido indagando" la situación de Valdés-García y afirmó que existe "una buena disposición" por parte de los interlocutores rusos. Reconoció, sin embargo, que "puede haber discrepancias sobre la nacionalidad" del desaparecido. Entre Rusia y España no existe ningún convenio que permita la doble nacionalidad, aunque en la práctica este es el caso de muchos niños de la guerra y de sus descendientes.

Las gestiones realizadas por la Embajada de España en Moscú para conocer el paradero y la situación (acusado o testigo en los procesos contra los dirigentes de Yukos) de Valdés-García no han dado fruto hasta ahora, ni tampoco la interpelación realizada en octubre por este periódico ante la Fiscalía rusa.

Putin afirmó ayer que no conocía el caso y pidió al periodista que le formuló la pregunta que le aclarara quién era el afectado. EL PAÍS había preguntado sobre Valdés-García al presidente ruso durante la rueda de prensa con periodistas españoles el lunes pasado en el Kremlin y también le había entregado la solicitud de información a la Fiscalía.

Sin embargo, la transcripción de aquella rueda de prensa, publicada en la página de Internet del Kremlin, omite el fragmento referido al destino del desaparecido. Valdés-García dirigía la compañía Fargoil, una filial de Yukos, presuntamente utilizada para evadir impuestos a través de uno de los paraísos fiscales que existieron en Rusia en tiempos de Borís Yeltsin.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS