Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un joven ecuatoriano apuñalado por un integrante de la banda AB King

La violencia de bandas juveniles latinas se ha cobrado una nueva víctima. El ecuatoriano Ramón Emilio León Luzón, de 25 años, murió anoche en los bajos de Azca (distrito de Tetuán) tras ser apuñalado en el tórax por un miembro de una nueva banda juvenil denominada AB King, según contaron los amigos de la víctima.

La agresión se produjo sobre las 23.20 detrás del número 20 de la calle de Orense, cuando Ramón Emilio León acababa de salir de una discoteca de la zona y caminaba con cuatro amigos ecuatorianos. De repente le salieron al paso una treintena de jóvenes, que fueron identificados por las víctimas como miembros de la banda AB King. Sin mediar palabra comenzaron a golpear a un chaval llamado Darwin, alias El Pechos. Uno de los amigos de Ramón se quitó la cazadora y les dijo que si querían pelea. En ese momento un integrant de los AB King le quitó la cazadora, tras lo cual Ramón preguntó: "¿Por qué te vas a llevar la chaqueta"? El joven que había cogido la prenda sacó, siempre según estos testigos, un cuchillo de grandes dimensiones y asestó una puñalada a León.La puñalada le alcanzó a Ramón Emilio León en la parte izquierda del tórax, lo que le produjo una gran pérdida de sangre. El chaval quedó tendido en medio de la acera, mientras sus compañeros avisaban a una ambulancia y a la policía. Los agresores salieron corriendo escaleras arriba para huir por la calle Orense. "Todo ha sido muy rápido. No nos hemos metido con nadie y nos han empezado a pegar porque les ha dado la gana. Siempre actúan muchos en grupo para evitar que les hagan frente", señaló Carlos, uno de los amigos del fallecido. Éste identificó a los AB King como simpatizantes y colegas de los conocidos y violentos Latin King, que han protagonizado numerosas peleas y varios homicidios en los últimos años en Madrid.

Cuando llegaron las asistencias del Samur-Protección Civil hallaron a la víctima en parada cardiorrespiratoria, e intentaron reanimarla durante más de media hora, pero fue imposible ya que el fallecido había recibido una puñalada en órganos vitales. Al final sólo pudieron certificar su muerte.

En el lugar del homicidio se vivieron escenas de mucho dolor y de gritos de sus compañeros. Allí se encontraba la esposa del fallecido, que tuvo que ser asistida de una crisis nerviosa al ver como yacía tendido en el suelo el cadáver de su joven marido.

La policía acordonó toda la zona y vigiló los alrededores, pero anoche no se había producido ninguna detención, según fuentes de la investigación. Tampoco fue recuperada el arma homicida, pese a que numerosos agentes buscaron con sus linternas por los jardines que hay cerca del lugar en el que cayó muerto Ramón Emilio.

Afable y cariñoso

El fallecido fue descrito por sus amigos como una persona muy cariñosa, muy amable y que nunca se metía en problemas. Había nacido en la ciudad ecuatoriana de Loja y se había trasladadado a España hacía unos años. Residía, al igual que otros amigos suyos, en el barrio de Prosperidad, donde era conocido por su carácter afable. Trabajaba como empleado de una empresa de mudanzas.

"Esta zona de Azca está siendo cada vez más conflictiva. Antes había más vigilancia, pero ahora uno puede llevar navajas y nadie te dice nada", protestaron conocidos y familiares de la víctima, que no paraban de llorar al ver el cuerpo de Ramón.

Uno de los momentos de mayor tensión se vivió cuando llegaron los familiares del joven. Intentaron saltarse el cordón policial, pero policías de la comisaría de Tetuán se lo impidieron. Entonces empezaron a chillar preguntando por qué le había pasado esto a Ramón, que era injusto y que ojalá le pasara lo mismo al asesino.

Agentes del Grupo X de Homicidios se hicieron cargo de las investigaciones, y anoche trataban de averiguar si el fallecido pertenecía a una banda latina rival de los AB King. La familia y los amigos de León aseguran que no es así. El levantamiento del cadáver fue ordenado por el juez de guardia pasada la una de la madrugada.

Con este homicidio y el que se registró menos de tres horas antes en San Blas, ya son ocho las muertes violentas registradas en la Comunidad de Madrid en lo que va de año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de febrero de 2006