Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CARICATURAS DE LA DISCORDIA

Miles de manifestantes sirios incendian las embajadas de Dinamarca y Noruega

Irán amenaza con cortar relaciones comerciales con los países que "han insultado" a Mahoma

La cólera encendida en el mundo musulmán por la publicación de caricaturas del profeta Mahoma en periódicos de varios países de Europa no amaina. Al grito de "¡Alá es grande!", miles de manifestantes sirios apedrearon e incendiaron la Embajada de Dinamarca en Damasco. Las legaciones diplomáticas de Suecia y Chile, sitas en el mismo edificio, también quedaron destrozadas, así como la Embajada de Noruega, en un posterior ataque. En Gaza, milicianos y enmascarados tomaron, por segunda vez desde el jueves, la sede de la UE y reemplazaron su bandera por una enseña palestina.

En Irán, el presidente Mahmud Ahmadineyad pidió ayer que se revisen las relaciones comerciales entre Teherán y "los países que han insultado al profeta del islam".

La mecha siegue extendiéndose. Indonesia, Pakistán, Jordania, Siria, Egipto, los territorios palestinos... No hay día sin nuevos brotes de indignación en los países islámicos contra la ofensa que ha supuesto para los musulmanes la difusión de las caricaturas del profeta Mahoma. Miles de personas se congregaron ayer ante el edificio que acoge las Embajadas de Dinamarca, Suecia y Chile en Damasco. El edifico quedó prácticamente destrozado por el fuego. Al menos cinco personas resultaron heridas y varias decenas detenidas. En las embajadas se esperaba una reacción semejante, por lo que ningún miembro del personal diplomático estaba en el edificio en el momento del ataque. "¡Con nuestra alma y nuestra sangre te defenderemos, Oh, profeta de Dios!", coreaba la multitud.

La turba marchó más tarde a la Embajada de Noruega, que corrió la misma suerte que las anteriores. La policía empleó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes, quienes prosiguieron su camino en dirección a la embajada francesa. Antes de que pudieran acceder a ella, los agentes antidisturbios lograron detener su marcha con cañones de agua a presión. Decenas de policías fueron desplazados hacia la Embajada de Estados Unidos para protegerla.

Dinamarca fue también el centro de las iras palestinas en Gaza. Milicianos armados, que exigen al Gobierno danés que pida perdón por la difusión de las caricaturas, repitieron a mediodía un asalto similar al del jueves contra la sede de la Unión Europea en la capital de la franja de Gaza. Los agresores corearon consignas contra el país nórdico. A pocos metros, los manifestantes rompieron los cristales del Centro de Cultura Alemana y quemaron la bandera de ese país. Aunque la policía palestina detuvo a dos individuos, la sensación de anarquía se ha extendido en Gaza. La inmensa mayoría de los ciudadanos de los países europeos han abandonado este territorio. El ministro de Asuntos Exteriores danés, Per Stig Moeller, aseguró ayer que su Ejecutivo "condena todo agravio y respeta la religión de Mahoma, pero que no puede disculparse en nombre del diario Jyllands Posten porque la ley garantiza la libertad de prensa". Los Gobiernos de Dinamarca y Noruega han evacuado al personal de sus embajadas en Damasco y han pedido a sus compatriotas que se encuentran en Siria que salgan "inmediatamente" del país.

Detenidos en Copenhague

En Dinamarca, la policía detuvo ayer a más de 160 personas en Hilleroed, al norte de Copenhague, donde coincidieron una concentración de un grupo de ultraderecha y dos contramanifestaciones de izquierda y de jóvenes de origen islámico. La masiva presencia policial evitó enfrentamientos directos entre la treintena de personas que acudieron a la llamada del grupo Dansk Front contra la "agresión musulmana" y los cientos de activistas de izquierdas y de origen islámico. Estos últimos acudieron ante los rumores de que los ultraderechistas iban a quemar ejemplares del Corán, si bien la policía negó que esto hubiera ocurrido.

No obstante, hubo cargas policiales contra los activistas de izquierda, que lanzaron objetos y trataron de acercarse a los ultraderechistas, que fueron escoltados para que salieran en autobús de Hilleroed.

En Jordania, el director del semanario Shihane, Yihad Momuni, que se atrevió a difundir las controvertidas representaciones del profeta, fue detenido ayer por orden del fiscal general jordano. El diario Shihane había reproducido el jueves tres de las 12 caricaturas de la discordia al tiempo que hacía una llamada a la razón para todos los musulmanes. La sociedad editora ha retirado de la circulación todos los ejemplares con las viñetas y los ha sustituido por otra edición en la que anuncia el despido del director Yihad Momuni.

En Indonesia, 200 personas quemaron una bandera danesa y arrojaron huevos contra la embajada de Dinamarca en Yakarta. El presidente del país, Susilo Bambang Yudhoyono, condenó la publicación de las caricaturas pero dijo a los ciudadanos que aceptasen las disculpas de Dinamarca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de febrero de 2006