El jefe del Ejército pide que no se juzgue a toda la institución por el 'caso Mena'

García González: "Los militares hablamos con nuestras acciones e incluso nuestros silencios"

Casi un mes después del arresto del teniente general José Mena, el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, José Antonio García González, pidió ayer que no se juzgue a toda la institución por este caso. "El Ejército es muy grande y las opiniones individuales no son la opinión de todo el Ejército", dijo García González. "Nosotros hablamos con nuestras acciones más que con las palabras y, a veces, incluso hablamos con nuestros silencios". El general Mena ha interpuesto un recurso ante el ministro de Defensa, José Bono, por su arresto domiciliario de ocho días.

Más información

El general García González aprovechó ayer el desayuno que tradicionalmente ofrece el Ejército de Tierra a los periodistas, con motivo de la festividad de San Francisco de Sales, para referirse en público, por vez primera, a la destitución y arresto del jefe de la Fuerza Terrestre, a raíz del discurso que pronunció el pasado 6 de enero, cuando sugirió una posible intervención militar si la reforma del Estatuto catalán desbordase los límites de la Constitución.

"Nosotros hablamos con nuestras actividades y acciones más que con las palabras y a veces, incluso, hablamos con nuestros silencios", dijo García González, en lo que se interpretó como una forma de explicar el mutismo que ha mantenido durante las últimas semanas.

"Las opiniones individuales, cuando se generalizan, pueden llevar a distorsionar la realidad. El Ejército es muy grande y las opiniones individuales no son la opinión de todo el Ejército", agregó, en referencia a las opiniones vertidas en la pasada Pascua Militar por el general Mena, a quien no llegó a citar.

El resto de su intervención la dedicó el jefe del Ejército a hacer un balance del pasado año y exponer sus principales proyectos para el corriente; entre los que destacó el Plan de Transformación de las Fuerzas Armadas, que el ministro de Defensa tiene ya sobre su mesa.

García González se mostró optimista sobre el futuro del Ejército de Tierra, tras destacar que el año pasado aumentó en 3.300 la cifra de soldados, que ya supera los 51.000, por lo que podría alcanzarse antes de lo previsto el objetivo de 59.600 que le asigna el citado plan. También subrayó que más de 12.000 militares han estado disponibles para participar en distintas operaciones durante 2005, tanto en el extranjero (Indonesia, Balcanes, Afganistán o Pakistán), como en España (vallas de Ceuta y Melilla o vigilancia antiterrorista de objetivos). "No se trata de que la sociedad nos quiera o no, sino de que nos vea útiles", afirmó.

Por otra parte, el teniente general José Mena ha presentado un recurso ante el ministro José Bono contra el arresto domiciliario de ocho días que éste le impuso el 7 de enero por una falta leve. Mena alega que su discurso de la Pascua Militar no vulneró el artículo 7.31 de la Ley Disciplinaria, que prohíbe a los militares "expresar públicamente opiniones que supongan infracción del deber de neutralidad en relación con las diversas opciones políticas".

El recurso interpuesto por Mena lo regula el artículo 76 de la misma ley, que prevé la posibilidad de recurrir directamente ante el ministro cuando la sanción la hubiera impuesto éste y fija para su presentación un plazo de 15 días, tras el cumplimiento del arresto, que concluyó el pasado día 29.

A su vez, Bono dispone ahora de un mes para resolver el recurso, que pone fin a la vía disciplinaria y abre la posibilidad de acudir a los tribunales.

José Antonio García González, en una foto de archivo.
José Antonio García González, en una foto de archivo.GARCÍA CORDERO

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de febrero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50