La prisión para jóvenes de la Roca se pondrá en marcha a finales de 2008

Las obras empezarán en 15 días tras retrasarse por el trazado del AVE

El consejero de Justicia de la Generalitat, Josep Maria Vallès, aseguró ayer que la nueva prisión de jóvenes que sustituirá a la de La Trinitat, en Barcelona, entrará en funcionamiento a finales de 2008. El centro albergará unos 530 reclusos y se levantará al lado del centro penitenciario de Quatre Camins, en la Roca del Vallès (Vallès Oriental). Ambas prisiones serán vecinas, pero tendrán vidas independientes.

El inicio de las obras de esta nueva cárcel se había demorado porque los terrenos estaban afectados por el trazado provisional del AVE. No obstante, según Vallès, las dificultades han sido superadas, "tras realizar muchas gestiones en las que ha intervenido el Ministerio de Fomento". Los trabajos se iniciarán en las próximas dos semanas. El nuevo centro no es el único afectado por el trazado del futuro tren de alta velocidad. Otra prisión cuyas obras se han visto retardadas es la de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Baix Llobregat).

Vallès también ha puesto fecha para la entrada en funcionamiento de dos de los tres módulos provisionales de Quatre Camins, que acogerán un total de 200 internos. Para el tercer módulo, con capacidad para otro centenar de reclusos, habrá que esperar, porque un incendio ocurrido hace 15 días "ha retrasado el proceso", explicó Vallès. La vida de estos tres módulos provisionales finalizará cuando funcionen las cárceles que ya se están construyendo en Sant Joan de Vilatorrada (Bages) y Sant Esteve Sesrovires.

Visita a los talleres

Vallès hizo ayer estas declaraciones tras visitar, junto al presidente del Parlament, Ernest Benach, los talleres de la prisión de Quatre Camins. Los presos que tienen un trabajo remunerado en las cárceles catalanas son 2.325, según Vallès, "un poco más de la mitad de los que pueden trabajar". Los internos trabajan en tareas de confección textil, imprenta, ebanistería, montajes y manipulados. Incluso existen productos made in CIRE, las siglas de Centro de Iniciativas para la Reinserción, el ente que gestiona los talleres. Entre estos productos destaca una urna funeraria biodegradable y una bolsa bandolera típica catalana. Jaime, de 32 años, tiene a su cargo a otros 35 reclusos que fabrican piezas para automóviles. Pese que el sueldo no da para mucho, este recluso ha ahorrado y confía en montar un taller cuando salga dentro de dos años. La tarea es "un poco rutinaria, pero durante las ocho horas que estoy aquí me olvido de que estoy preso", asegura.

Vallès y Benach destacaron que la Generalitat, "la única autonomía que tiene competencias en materia penitenciaria", apuesta por "las políticas sociales que tienen como objetivo la reinserción social de los delincuentes", frente a las de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de febrero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50