LAS CARICATURAS DE LA DISCORDIA

Las protestas contra Europa se extienden por todos los países musulmanes

La UE clausura su sede en Gaza después de que una docena de milicianos rodearan el edificio

Las protestas de los musulmanes contra Europa se agravaron ayer. Las caricaturas que representan al profeta Mahoma han provocado decenas de manifestaciones en el mundo islámico, llamamientos al boicoteo, roces diplomáticos y amenazas de bomba en embajadas danesas. La Unión Europea clausuró su sede en Gaza después de que una docena de milicianos rodearan el edificio y exigieran disculpas oficiales inmediatas. Mientras, los dirigentes políticos árabes advierten de los riesgos de mancillar la imagen de Mahoma. Incluso fieles aliados de Occidente, como el presidente egipcio, Hosni Mubarak, advirtieron de que la ofensa a las creencias religiosas es el "mayor peligro que amenaza la estabilidad del mundo".

Más información
La ONU pide que la libre expresión no choque con el respeto a las religiones
El Gobierno danés rechaza pedir disculpas por las viñetas de Mahoma

Desde Pakistán hasta Marruecos, los musulmanes mostraron ayer su cólera en las calles por la publicación de las viñetas que representan al profeta del Islam. En la ciudad de Gaza, una docena de activistas de Yihad Islámica y de una facción armada del Al Fatah forzaron el cierre de la sede de la UE. "Vigilaremos la oficina y si los países europeos prosiguen sus ataques contra el islam y el profeta, convertiremos el edificio en ruinas", aseguró a Reuters un portavoz de los asaltantes.

Otro activista añadió que los ciudadanos noruegos, franceses, daneses y alemanes "correrán peligro en Gaza" si sus Gobiernos no piden perdón sin demora. De hecho, en Nablus, capital económica de Cisjordania, un ciudadano alemán fue secuestrado mientras se hallaba en la cafetería de un hotel. El rehén fue liberado al cabo de una hora.

Es un mal momento para la Unión Europea en los territorios palestinos. La indignación de los fieles musulmanes se ha desbocado cuando ya abundaban las críticas feroces por la amenaza de la UE de revisar las ayudas financieras a la Autoridad Nacional Palestina si Hamás se hacía cargo del Gobierno tras su triunfo en las urnas.

Los llamamientos al boicoteo de productos daneses se suceden en los países árabes. Los Gobiernos de Túnez y Marruecos prohibieron la difusión del periódico France Soir, que reproducía las viñetas originales del diario Jyllands Posten. Incluso el líder del movimiento libanés Hezbolá, Hassan Nasrala, se remitió a la fetua (edicto islámico) dictada por el ayatolá Jomeini en 1989 en la que exigía a todo devoto del islam el asesinato del escritor británico de origen indio Salman Rushdie. "Si algún musulmán hubiera cumplido la fetua nadie se habría atrevido a desacreditar al profeta", aseguró el clérigo chií.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Y en el campo diplomático, brotaron también muestras de rechazo a las caricaturas y a los Estados en las que han sido difundidas. Siria y Arabia Saudí llamaron a consultas a sus embajadores en Copenhague, y Libia ha cerrado su embajada en la capital de Dinamarca. Fueron ayer los dirigentes más moderados del ámbito musulmán -1.200 millones de personas desde Marruecos hasta Indonesia- quienes lanzaron mensajes que denotan su disgusto por la publicación de las caricaturas.

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, que afronta en su país la crecida del movimiento islamista, al que ha reprimido con firmeza, criticó, a través de la agencia oficial Mena, la publicación de los dibujos. "La libertad de opinión y expresión no deben ser un pretexto para insultar a las santidades, las creencias y las religiones", señaló el mandatario, quien advirtió de los peligros a largo plazo que, a su juicio, puede acarrear la polémica desatada. "Esta campaña es peligrosa y puede tener graves consecuencias al avivar los sentimientos de los musulmanes dentro y fuera de Europa, lo que podría tener efectos indeseados... La publicación de las viñetas será una excusa para los radicales y terroristas que utilizan la religión como pretexto para sus atentados. La ofensa a las creencias religiosas es la mayor amenaza para la estabilidad del mundo".

Más explícito, aunque en el mismo sentido que Mubarak, se pronunció el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. "Las caricaturas son un ataque a nuestros valores espirituales. Debería existir un límite a la libertad de prensa", afirmó el también jefe del moderado Partido por la Justicia y el Desarrollo, atrapado entre la condición de país de población musulmana y sus aspiraciones de que Turquía ingrese en la Unión Europea.

En Washington, donde se encontraba de visita oficial, el rey Abdalá de Jordania condenó también los dibujos como un "abuso innecesario de la libertad de expresión". "Si bien respetamos la libertad de expresión, condenamos la profanación y la injuria contra los sentimientos islámicos, como las recientes viñetas en la que se difama a mi ancestro, el profeta Mahoma", dijo el rey jordano en el Congreso estadounidense, ante diputados, clérigos y diplomáticos.

Miembros de un grupo integrista paquistaní queman una bandera danesa.
Miembros de un grupo integrista paquistaní queman una bandera danesa.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS