Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DEL ESTADO AUTONÓMICO

Maragall pedirá hoy a Zapatero un esfuerzo para sumar a los republicanos al acuerdo

El presidente de la Generalitat catalana, Pasqual Maragall, no se resigna a que ERC se quede fuera del pacto del Estatuto y pedirá hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, un esfuerzo suplementario de negociación con los republicanos, en especial en el capítulo de financiación. Maragall cree que en este asunto el PSOE puede mejorar su oferta.

Maragall se mostró ayer más prudente y, en la sesión parlamentaria de control al Ejecutivo catalán, afirmó que mientras los republicanos tengan "dudas razonables" sobre el pacto estatutario suscrito por los demás miembros del cuatripartito -CiU, PSC e ICV-EUiA- el proceso de negociación sigue abierto. Incluso reconoció que el texto es susceptible de mejora.

El presidente de la Generalitat alabó a los republicanos al considerarles "determinantes a la hora de conseguir el techo de autogobierno más alto que Cataluña ha tenido en los últimos tres siglos". Pocas horas antes de su reunión con Zapatero en La Moncloa, Maragall se comprometió a hacer todo lo que esté en su mano para que ERC no se "descuelgue" del Estatuto y así se lo hará ver a Zapatero.

"Hijo del tripartito"

El apoyo de los republicanos a la reforma estatutaria es necesaria para la estabilidad del Gobierno catalán y porque el Estatuto "es hijo del tripartito". Éste fue el mensaje que lanzó Maragall, quien también celebró la incorporación de CiU al pacto: "Sin ellos no hubiéramos tenido las garantías que podemos tener de un buen Estatuto".

El jefe de la oposición, Artur Mas, quiso aprovechar políticamente las dudas que aún mantienen los republicanos para intentar erosionar al tripartito. Pero mientras Artur Mas reprochó a Maragall la "desunión" del Gobierno que preside -"no admitiremos un nuevo episodio de desgobierno en el tema central de esta legislatura", le espetó-, Maragall le respondió que, en ningún caso, la decisión de ERC no afectará a la continuidad del gabinete que preside.

Los nacionalistas consideran que si Esquerra no se suma al acuerdo estatutario, a Maragall no le quedaría otra salida que la convocatoria de elecciones. En ningún caso, CiU está pensando en presentar una moción de censura con pocos visos de triunfar y que podría tener el efecto contrario al previsto, es decir, el cierre de filas en el tripartito.

Ayer, el pleno del Parlamento catalán designó a los 39 diputados que configurarán la ponencia en la comisión constitucional del Congreso, en la que se debatirá la reforma del Estatuto. Todos los dirigentes parlamentarios figuran en la ponencia: Artur Mas (CiU), Josep Piqué (PP), Josep Lluís Carod (ERC), Manuela de Madre (PSC) y Joan Saura (ICV).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 2006