Reportaje:

El islandés contador de imágenes

El IVAM exhibe una retrospectiva del artista Erró, uno de los principales representantes de la figuración narrativa

Erró se llama en realidad Gudmundur Gudmundsson. Nació en 1932 en la localidad islandesa de Ólafsvik y ahora reside en París, si bien pasa temporadas en la isla de Formentera, trabajando "sin teléfono, ni correo, aislado frente al mar". Ayer lo recordaba en el IVAM, en la presentación de la que definió como la mejor exposición que se le ha dedicado, una retrospectiva compuesta por 72 obras de uno de los creadores más representativos de la llamada figuración narrativa europea (Adami, Arroyo, Telémaque), surgida como reacción al informalismo imperante.

Las imágenes de la historia del arte se mezclan con las características de los medios de comunicación, de la publicidad y del mundo del cómic. No hay distinción entre la considerada alta y baja cultura en la obra de este creador. Posee una notable formación pictórica y también es un pionero de la posmodernidad pictórica al combinar todos esos elementos con referentes de la modernidad y dotarlos de una multiplicidad de lecturas. Victoria Combalía, comisaria de la exposición, destacó ayer estos aspectos del artista, así como su "gran memoria visual". Es un "pintor del exceso, devorador de imágenes", manipuladas y acumuladas en diferentes estratos, añadió la comisaria de la exposición Erró. El collage del mundo, que recalará en la Sala Alcalá 31 de Madrid una vez concluya el 5 de marzo en Valencia.

El resultado, que puede parecer fruto del azar, responde a un "amplísimo conocimiento", apostilló Combalía. Erró señaló a Rubens y Tintoretto como sus artistas preferidos. La exposición recorre desde sus collages de los años cincuenta (la serie Pinturas chinas), en la que, por ejemplo, un chino campa a sus anchas en Mao en San Marcos -prueba de la condición de vidente del artista, apuntó Combalía-, hasta el gran lienzo Dios bendiga Bagdad, finalizado en 2004, o El ejército americano saliendo de Irak, que incluye entre las tropas a Mortadelo y Filemón. Entre medias, se exhiben las series, El espacio, El Oeste visto por el Este, Historia del arte, Mujeres fatales y La saga de los cómics americanos.

La comisaria incidió también en la carga crítica y política de la obra de Erró, si bien algunos consideran que no emite juicios sobre la historia. A juzgar por sus comentarios críticos de ayer y sus explicaciones sobre su última obra dedicada a la intervención en Irak, no hay muchas dudas, al menos en esta serie.

Erró adoptó su nombre artístico en uno de sus viajes a España en los años cincuenta. Le gustó el topónimo Ferró y le quitó la efe por no confundirse con otro artista. Ayer, el artista comentó que en España están "sucediendo cosas"; "es muy dinámico"; "más abierto y libre" que otros países como Francia.

Erró diferencia entre el pop europeo y el americano; argumenta que éste se fija sobre todo "en los detalles", mientras que aquél es más narrativo, "cuenta historias" de la gente que está alrededor y refleja acontecimientos políticos. No obstante, reconoce el origen americano del pop, término "muy fácil de memorizar", que acuñó Richard Hamilton.

La directora del IVAM, Consuelo Ciscar, glosó la trayectoria de Erró y dijo que el artista "no parece asumir ningún estilo, sino que hace propios algunos de los preexistentes para adaptarlos como en piezas de collage".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 23 de enero de 2006.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50