El nuevo gobernador del Banco de Italia se abstendrá en las ofertas sobre BNL

El nuevo gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi, ya se ha instalado en el antiguo despacho del dimisionario Antonio Fazio. Y su primera decisión ha sido la de abstenerse en el caso Unipol, la aseguradora que ha lanzado una Oferta Pública de Adquisición de acciones (OPA) sobre la Banca Nazionale del Lavoro (BNL), entidad que intentó comprar sin éxito el BBVA.

Draghi era, hasta su reciente nombramiento como autoridad suprema del sistema financiero italiano, vicepresidente del banco de negocios Goldman Sachs, una de las entidades asesoras del BBVA. Unipol y BBVA se disputan desde principios de 2005 el control de Banca Nazionale del Lavoro (BNL), y Draghi, que necesita devolver al Banco de Italia la credibilidad perdida, no quiere ser percibido, como lo fue su antecesor, como un juez parcial. Su idea es la de abstenerse, ahora y en un futuro próximo, en todas las decisiones que afecten a sus antiguos clientes.

Será el Directorio, un organismo parecido a un Consejo de Administración del Banco Central, quien tome todas las decisiones sobre la OPA de Unipol. El primer proyecto de OPA ya fue rechazado la semana pasada, por estimar que la aseguradora cooperativa Unipol carecía de la capacidad financiera suficiente para absorber un banco cuatro veces mayor. El próximo viernes, Unipol presentará una oferta retocada. A partir de ese momento, el Directorio del Banco de Italia dispondrá de dos semanas para tomar una decisión definitiva.

El Consejo de Administración de Unipol, que se reunirá mañana, manifestó en un comunicado que "tiene la intención de buscar caminos y soluciones idóneas para tutelar sus propios intereses, los de los accionistas y los de los socios financieros". La nota concluye que la compañía también quiere "encontrar soluciones transparentes y de mercado, en el pleno respeto de todos los interlocutores implicados en la operación".

Todos los analistas dan por seguro que Unipol acabará retirándose de la batalla y utilizará el dinero de la OPA en inversiones menos arriesgadas que la de BNL. Queda por ver cuáles serán las condiciones del "tratado de paz" en BNL, después de que, presumiblemente, el BBVA vuelva a presentar otra OPA que, en esta ocasión, no debería topar como el anterior con la hostilidad manifiesta del Banco de Italia. Además del precio, la otra incógnita es si el banco español pagará en acciones (con el canje de una del BBVA por cada título de la BNL) o si lo hace en efectivo, una fórmula que parece la más posible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de enero de 2006.

Lo más visto en...

Top 50