Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos catalanes creen insuficiente la última propuesta del PSOE sobre el Estatuto

ERC, PSC e ICV proponen al Gobierno un retiro de dos días para alcanzar un preacuerdo

Los partidos catalanes consideraron "insuficiente" la propuesta de redacción definitiva de 128 artículos del nuevo Estatuto, la mayoría sobre el capítulo de competencias, que el PSOE les entregó el domingo. El portavoz del grupo de Esquerra Republicana (ERC), Joan Ridao, el del PSC, Miquel Iceta, e Iniciativa propusieron que los negociadores del proyecto "se encierren en un retiro de dos días" para desbloquear los puntos todavía conflictivos que impiden el acuerdo. Sin descartar un encuentro multilateral, el secretario general de Convergència i Unió (CiU), Josep Antoni Duran Lleida, pidió negociar directamente con el PSOE los 10 puntos clave del Estatuto "para saber esta semana si el acuerdo global es posible".

Hubo unanimidad entre las formaciones políticas catalanas a la hora de evaluar el último documento del PSOE. Opinaron -el PSC con más cautela- que el informe contiene escasas novedades respecto a las anteriores enmiendas de diciembre e incluso, en algunos casos, se producen retrocesos competenciales como por ejemplo respecto a las funciones del Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo catalán). "No aporta nada nuevo y es una recopilación de lo ya pactado", coincidieron en denunciar Josep Antoni Duran de CiU, Joan Ridao de Esquerra y Joan Saura de Iniciativa.

El PSC calificó de "muy positiva" la propuesta entregada por el PSOE, aunque ayer mismo le dio respuesta formulando 21 "observaciones". Entre ellas Miquel Iceta destacó que el PSC considera que "el reconocimiento de la singularidad nacional de Cataluña es insuficiente todavía", aunque no desveló cuál es su propuesta de redacción alternativa. El primer secretario del PSC, José Montilla, se pronunció en contra de incluir el término nación en el articulado del Estatuto y apostó por que conste en el preámbulo.

Iceta destacó que "el PSC está de acuerdo en 107 de los 128 artículos incluidos en esta última propuesta del PSOE". Eso significa casi la mitad del proyecto de reforma, que consta de 227 artículos. Aunque reconoció que entre los pendientes de acuerdo se encuentran los más importantes, como los relativos a la financiación.

Los socialistas catalanes proponen que esta semana se concentre la negociación en 8 puntos, en los que las "aproximaciones" permiten avanzar: reconocimiento de la personalidad nacional de Cataluña; inmigración; puertos y aeropuertos; gestión del régimen económico de la Seguridad Social; relaciones laborales e inspección de Trabajo; poder judicial; financiación; y presencia internacional de la lengua y cultura catalanas.

Son los mismos asuntos que CiU y ERC apuestan por desencallar esta semana pero con distinto método de negociación. Mientras los nacionalistas de Josep Antoni Duran y Artur Mas defienden los contactos bilaterales, los republicanos apuestan por el diálogo a cinco: las cuatro formaciones catalanas más el Gobierno. Incluso Ridao exhortó ayer al secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Francisco Caamaño, a convocar un retiro de dos días para sellar un acuerdo de principios -tal como pretenden los socialistas- antes del sábado, cuando se reúna el Comité Federal del PSOE. Iniciativa per Catalunya secundó esta posibilidad mientras que el convergente Francesc Homs la calificó de "chorrada monumental".

Críticas de Duran a CDC

Las discrepancias no se dan tan solo entre las distintas formaciones. Ayer mismo, Duran criticó, en la reunión de la ejecutiva de Unió Democràtica, la estrategia de negociación de sus socios convergentes y alertó sobre los riesgos que para Convergència i Unió tendría ausentarse de la mesa de diálogo y rechazar el proyecto de Estatuto. La mayoría de dirigentes democristianos apostaron por aprovechar la actual coyuntura política en España para sacar adelante la reforma.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, de viaje a Marruecos, abogó por no "eternizar" las negociaciones y, aunque evitó poner una fecha tope para el acuerdo, sí aseguró que el plazo de tiempo para lograrlo "sea forzosamente breve", informa desde Skhirat Miquel Noguer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 2006