Gobernación proyecta que alcaldes y concejales de pueblos pequeños cobren por su dedicación

El plan incluiría a los ediles de localidades de menos de 20.000 habitantes

El Departamento de Gobernación y Administraciones Públicas está ultimando un proyecto de ley para regular los sueldos de los alcaldes y concejales de los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes. El objetivo de la futura norma es garantizar a los ediles una retribución digna y evitar que tengan que someterse cada cuatro años a la "trifulca política" de si tienen o no derecho a sueldo. El proyecto del departamento que dirige el republicano Joan Carretero fijará una escala de retribuciones en función del número de habitantes del municipio.

El proyecto prevé compensaciones económicas por las asistencias a plenos y comisiones, con el objetivo de que "a final de mes tengan algo parecido a un sueldo" por su dedicación parcial, según explicó Joan Carretero, quien considera necesario "compensar" el "voluntarismo" de los alcaldes y concejales de los ayuntamientos más pequeños.

La mayoría de los miembros de los consistorios catalanes no disponen de ningún tipo de remuneración fija y, según Carretero, "no se les puede pagar con monumentos", sino con retribuciones económicas. El objetivo de la norma es garantizar que "las horas y horas de trabajo que dedican tengan una compensación".

Fuera de esta regulación que prepara la Administración catalana quedarían los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes, ya que la Federación de Municipios de Cataluña (FMC), que agrupa a los ayuntamientos con gobierno socialista y más populosos, rechazó poner condicionantes a los sueldos de los cargos electos en virtud de la autonomía de las entidades locales. Por el contrario, la Asociación Catalana de Municipios y Comarcas (ACM), que engloba básicamente a los gobernados por Convergència i Unió, aceptó sin reservas el proyecto de la Generalitat.

Una vez adaptado el proyecto y limitado a los ayuntamientos más pequeños, Gobernación volverá a presentar su propuesta a las entidades municipalistas a lo largo de este mes con el objetivo de consensuarlo antes de someterlo a la aprobación del Consell Executiu.

El proyecto de la Generalitat se asemeja a la regulación francesa sobre las retribuciones de los cargos electos municipales, aunque en el caso de Francia es el Estado el que los sufraga y no salen de las arcas municipales, con más motivo cuando en los ayuntamientos más pequeños el presupuesto no alcanza para garantizar estas remuneraciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En el caso de adaptar el modelo francés a Cataluña, la Generalitat se limitaría a hacerse cargo sólo de las retribuciones de los cargos electos de los municipios de menos de 2.000 habitantes, que tienen un máximo de nueve cargos municipales entre el alcalde y los concejales.

Al margen de este proyecto de ley, el Departamento de Gobernación trabaja en una ley de régimen local y de haciendas locales, aunque estos proyectos están supeditados a la aprobación del proyecto de Estatuto. Igual suerte corre el proyecto de nueva organización territorial, cuyos trabajos están hoy por hoy paralizados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS