Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canje de deuda por programas de educación

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no compareció con el líder boliviano ante la prensa. El secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, dio la siguiente valoración de la entrevista: "El Gobierno español está convencido de que serán plenamente compatibles los intereses de las empresas españolas con los proyectos del Gobierno boliviano". También aseguró que hay plena confianza en que se logre "el clima adecuado" y las necesarias "condiciones de seguridad jurídica".

Moraleda precisó que Zapatero se comprometió con Morales a canjear por programas de educación la mayor parte de la deuda boliviana con España, que asciende a unos 120 millones de dólares. También le prometió apoyo a la modernización y puesta en marcha de sistemas de regadíos y explotación agropecuaria. Por último, se comprometió a visitar Bolivia cuando se lo permita su agenda. No será el 22 de enero, para la toma de posesión de Morales, aunque éste había dicho por la mañana en Exteriores que no juraría su cargo si Zapatero no iba. Se le explicó que, según el protocolo, el Príncipe de Asturias es la personalidad indicada para este tipo de actos en América Latina.

En la conferencia de prensa, Morales reiteró que la única diferencia entre él y Che Guevara es su voluntad de "cambiar con el voto, y no con la bala, el modelo económico que ha hecho tanto daño", y afirmó que no trabajará "para que las multinacionales reciban subvenciones", sino para beneficiar a los pequeños empresarios y "resolver el problema de las minorías abandonadas históricamente".

"Necesitamos socios, no patronos", dijo, tras afirmar que sin justicia social no puede haber seguridad jurídica, en referencia a las empresas extranjeras. Y se mostró seguro de que Repsol-YPF seguirá invirtiendo en su país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de enero de 2006