Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expedientados dos guardias civiles por llevarse un Olentzero en Navarra

Dos agentes de la Guardia Civil han sido expedientados como supuestos autores del robo de la efigie de Olentzero, el carbonero que en la tradición vasca trae regalos a los niños en Navidad, colocada en la plaza de la localidad navarra de Areso. A. P. C y J. N. C., destinados en un cuartel de la zona norte de Navarra, reconocieron los hechos y se enfrentan a una sanción máxima de separación del servicio y mínima de veinte días de suspensión de empleo y sueldo.

El delegado del Gobierno, Vicente Ripa, calificó el martes de "absurda imbecilidad" que un acto de esta naturaleza pueda empañar los méritos del cuerpo y prometió una rápida investigación. Mikel Baraibar, alcalde de Areso, población de 300 vecinos, dio a Ripa el detalle de la matrícula del todoterreno de la Guardia Civil que, con las luces apagadas, se adentró en la plaza del pueblo a las 2.30 de la madrugada del 25 de diciembre. Del vehículo descendieron dos guardias que se llevaron la efigie de madera de Olentzero que el Ayuntamiento coloca en la plaza. El hecho fue observado por cuatro vecinos que salían de una sociedad, y que anotaron la matrícula del vehículo. Éste era el tercer año consecutivo en que el Olentzero era robado en Areso. En 2004 el muñeco apareció destrozado y en 2.003, abandonado en una cuneta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de diciembre de 2005