Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy replica a Zapatero que es "más peligroso un bobo solemne que un patriota de hojalata"

El líder popular equipara la actitud del PSOE con los GAL a "su diálogo claudicante con ETA"

Mariano Rajoy, líder del PP, afirmó ayer que "para España es mucho más peligroso un bobo solemne que un patriota de hojalata". El pasado domingo, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aludió en un mitin socialista a Rajoy como "patriota de hojalata". Y no es un patriota, según Rajoy, porque ha "invitado a ETA al diálogo político". En la última reunión del año del Comité Ejecutivo del PP (su dirección ampliada), Rajoy incluyó una equiparación con el GAL: "Los mismos que pretendieron que, en su día, miráramos para otro lado cuando conocimos formas criminales de luchar contra el terrorismo, pretenden ahora que nos callemos ante el diálogo claudicante que está planteando el Gobierno".

MÁS INFORMACIÓN

"Zapatero no es leal con el Pacto Antiterrorista", aseguró Rajoy ante el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular, que reúne a un centenar de cargos de ese partido. No lo es, según él, porque "mientras firmaron un acuerdo con el Gobierno, se dedicaron a mantener contactos con Batasuna en contra de ese mismo Pacto".

Rajoy preguntó la pasada semana a Zapatero por esos supuestos contactos en la sesión de control al Gobierno en el Congreso y concluyó que el presidente no desmintió que se hayan producido. Mañana volverá a llevar la lucha antiterrorista al Congreso para preguntar por qué "el Partido Socialista de Euskadi ha votado que con el dinero de los contribuyentes españoles se financie a los familiares de los presos de la organización terrorista ETA". El PSE ha dado su apoyo a los Presupuestos del Gobierno vasco, que tienen una partida de apoyo a esos familiares de presos de ETA, y el PP critica que haya dado su respaldo sin censurar antes tal ayuda.

Fue esa crítica al PSE la que llevó al calificativo de "bobo solemne". Tras preguntarse si los familiares de los asesinados tendrán que financiar con sus impuestos a los familiares de los asesinos, Rajoy admitió que decir esas cosas sea propio de "un patriota de hojalata". Y añadió: "Lo que es evidente es que, para España, es mucho más peligroso un bobo solemne que un patriota de hojalata". El líder del PP no mencionó a Zapatero pero, con sus aplausos, los suyos dieron por hecho que se refería a él.

Antes de criticar "la ruptura unilateral del consenso antiterrorista", Mariano Rajoy censuró al Ejecutivo por respaldar lo que, según él, es "la ruptura de la España constitucional" a través del nuevo Estatuto de Cataluña. Rajoy no se refirió a los recortes al capítulo de financiación del Estatuto propuesto por el vicepresidente, Pedro Solbes, aunque el sábado sí dijo que le parecen "muy bien".

El resumen del año de Rajoy incluyó otros tres asuntos destacados: la ley de educación, el incendio de Guadalajara y el 11-M. Sobre la reforma educativa, mantuvo que "condena a los estudiantes españoles a ser los parados de la futura economía global". Sólo se salvarán, según él, "aquellos cuyos padres puedan mandarlos a estudiar a otros sitios". El incendio que costó a la vida a 11 personas el pasado julio en Guadalajara demuestra, según Rajoy, "un trato indecente por parte del Gobierno" a las familias de las víctimas. Y sobre el 11-M, Rajoy anunció que el PP va a pedir la comparecencia en el Congreso del presidente del Gobierno "para explicar qué investigaciones se están haciendo", porque "la gente quiere saber".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2005