Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Powell asegura que los líderes europeos sabían de los vuelos secretos de la CIA

El ex secretario de Estado norteamericano Colin Powell acusó ayer a los líderes europeos de no ser sinceros cuando niegan que tuvieran conocimiento de la práctica de trasladar a sospechosos de terrorismo en vuelos de la CIA a otros países donde no están protegidos por la ley estadounidense.

En una entrevista con la cadena británica BBC, Powell aseguró que esta política de traslados no es "ni nueva ni desconocida" para los líderes europeos. "Hay un poco de la película Casablanca en todo esto, cuando el inspector dice: 'Estoy indignado, indignado con que este tipo de cosas ocurran", afirmó. "Bien, la mayoría de nuestros amigos europeos no pueden estar indignados con que este tipo de cosas tengan lugar... El hecho de que nosotros hayamos tenido, durante años, procedimientos para ocuparnos de personas que son responsables de actividades terroristas, o sospechosos de actividades terroristas, no es algo nuevo ni desconocido para mis amigos europeos", señaló.

Recientemente el Parlamento Europeo creó un comité para investigar las acusaciones sobre presuntos vuelos secretos y cárceles clandestinas que controlaría la CIA en Europa, después de que varias organizaciones de defensa de los derechos humanos sacaran a la luz la existencia de estos vuelos y prisiones. La sucesora de Powell, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, también se enfrentó a duras críticas sobre el tema durante su reciente gira europea.

Opinión mundial, en contra

Powell aceptó que la autoridad moral de Washington se encuentra en estos momentos bajo presión. "Estados Unidos está atravesando un periodo en el que la opinión pública de todo el mundo está contra nosotros", afirmó. "Creo que es por algunas de las políticas que hemos seguido en los últimos años con respecto a Irak y por no resolver los problemas en Oriente Próximo, y quizás debido a la manera en que hemos comunicado nuestras opiniones al resto del mundo, hemos creado una impresión de que somos unilateralistas, de que no nos importa lo que piensa el resto del mundo", añadió.

Sobre Irak, Powell reconoció que Estados Unidos estaba equivocado al pensar que el país gobernado entonces por Sadam Husein contaba con armas de destrucción masiva. "Nos equivocamos con la existencia de arsenales de armas químicas o biológicas. Cuando cayó Bagdad, enviamos a los inspectores a buscar estas armas y no encontramos nada", indicó.

El ex secretario de Estado, que participó activamente en la decisión de invadir Irak, también describió durante la entrevista lo decepcionado que está con la información que recibió de los servicios secretos sobre lo que ocurriría tras la invasión. Powell señaló que lo que más le molestaba es que no había sido informado sobre algunas dudas que existían dentro de los servicios de inteligencia sobre la exactitud de la información.

Powell se refirió también a sus discusiones con el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, y el vicepresidente Dick Cheney, a propósito de la guerra de Irak. Powell opinó que el Ejército de EE UU no podrá mantener su contingente actual en Irak por un largo período de tiempo, pero señaló que sí será necesaria una presencia militar de EE UU significativa durante varios años más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de diciembre de 2005