_
_
_
_

ERC critica el "inmovilismo" del PSOE con el nuevo Estatuto valenciano

La primera reunión de la Ponencia para la reforma del Estatuto valenciano fue elogiada por todos los grupos, a excepción de ERC, como una demostración de "talante y voluntad de diálogo". El diputado de ERC Agustí Cerdà puso la nota discordante al advertir al PSOE de que si el modelo de Estado que propugna el grupo mayoritario es el que recoge el proyecto valenciano "en los próximos meses va a haber bastantes problemas". Aparentemente, Cerdà no se refería tanto a los problemas que puede tener el proyecto valenciano como los que podría sufrir el catalán. "Hoy nos hemos movido entre el conservadurismo del PP y el inmovilismo del PSOE", se quejó el diputado Cerdà al destacar que los dos grupos mayoritarios habían defendido "un modelo de Estado muy poco federalizante" en su propuesta de reforma del Estatuto valenciano.

Más información
El Gobierno ultima una financiación que compense a las comunidades perjudicadas
Los partidos del Gobierno catalán refuerzan sus lazos para la próxima legislatura

Las primeras cuatro horas en las que la Ponencia estuvo reunida a puerta cerrada sirvieron para conocer el informe jurídico del letrado del Congreso y repasar la tercera parte del articulado del proyecto valenciano. El informe del letrado del Congreso cuestiona que la reforma valenciana incluya el derecho a la redistribución del sobrante de agua de las cuencas excedentarias. Según el letrado, no deberían reconocerse derechos genéricos para los ciudadanos sobre el agua, más allá del uso doméstico.

El jueves por la tarde continuará la reunión de la Ponencia y, si la reunión se alarga, el PSOE está dispuesto a ampliar a un tercer o un cuarto día el debate. De ahí, el proyecto pasará, previsiblemente en febrero, a la Comisión Constitucional.

"Acuerdo de todos"

El diputado socialista Ciprià Ciscar y el popular Federico Trillo destacaron la voluntad de los dos partidos firmantes del proyecto en el Parlamento valenciano de intentar "ampliar el consenso sin romper el actual consenso". Ciscar afirmó que los socialistas no van a "regatear ningún esfuerzo para intentar llegar a un acuerdo de todos". Después aclaró que lo más relevante, para el PSOE, es alcanzar algún acuerdo con Izquierda Unida, que es el tercer grupo en el Parlamento valenciano. Esa voluntad fue refrendada por Trillo y, como muestra, ayer ya aceptó una enmienda presentada por la diputada Isaura Navarro para que el derecho al trabajo que recoge el nuevo Estatuto vaya adjetivado con la conveniencia de que éste sea "estable y seguro".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Navarro dio la bienvenida a esa "apertura hacia el diálogo", pero ironizó sobre "el mucho talante y pocos hechos" que había percibido en las cuatro primeras horas de negociación de la Ponencia. "Esperamos no quedarnos sólo en las formas", avisó. El convergente Jordi Xuclà calificó de "muy positivo que PSOE y PP vayan a aceptar enmiendas de otros grupos" pese al amplio aval del Parlamento valenciano.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_