Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montero cree "muy difícil" un recurso de revisión sobre el caso Brouard

Txema Montero, abogado de la familia Brouard, declaró ayer que será "muy difícil" emprender nuevas actuaciones judiciales, un posible recurso de revisión ante el Tribunal Supremo, con el fin de esclarecer el asesinato del dirigente de Herri Batasuna y médico pediatra que fue asesinado el 20 de noviembre de 1984 en su consulta de Bilbao.

Esta posibilidad se habría derivado del hecho de que Rafael López Ocaña, la única persona que ha sido condenada por este crimen, haya confesado por vez primera su autoría en un medio de comunicación. Además de haber declarado que el otro pistolero que disparó contra el dirigente abertzale fue Luis Morcillo Pinillos, quien resultó absuelto en junio del 2003, tras el segundo juicio celebrado por esta causa.

El abogado de la familia Brouard destacó, en declaraciones a Europa Press, la dificultad que supone emprender inciativas judiciales a partir de estas manifestaciones del acusado, ya que la ley impide que "nadie pueda ser juzgado dos veces por los mismos hechos y los mismos delitos". Según Montero, se trata de una protección que sitúa a Morcillo y Masa "en una situación inexpugnable ya que es muy difícil darle la vuelta".

No obstante, Txema Montero aseguró que analizará las repercusiones que pueden tener ahora las declaraciones de quien ha sido el único condenado por este asesinato. Aunque destacó que el condenado López Ocaña "carece de credibilidad" después de haber negado durante 20 años su participación en el crimen, además de haber facilitado la exculpación de Morcillo y Masa al declarar a su favor en el juicio celebrado en la Audiencia Procincial de Vizcaya.

Datos novedosos

En la entrevista al citado medio de comunicación, López Ocaña afirmaba también que el inductor del atentado contra Brouard fue el ex teniente coronel de la Guardia Civil, Rafael Masa, también absuelto en el juicio. Y señaló al entonces director de seguridad del Estado, Julián Sancristobal, como la persona que financió el crimen.

Según Txema Montero, sólo cabría un recurso extraordinario de revisión ante el Tribunal Supremo, que se suele plantear cuando se producen unos hechos que "no fueron objeto de análisis, de investigación, de debate y de prueba durante el procedimiento". Añadió que, para impulsar ese recurso, los nuevos datos que aparezcan tienen que ser novedosos y cambiar totalmente el sentido de lo juzgado "como en el caso del crimen de Cuenca", en el que se condenó a dos personas por asesinar a un amigo y, tras cumplir la pena, la supuesta víctima apareció viva.

Montero cree que no ha aparecido documentación incriminatoria novedosa hacia otras personas y el hecho de sólo haber declaraciones acusatorias contra los ya absueltos le hace ser muy escéptico sobre las posibilidades de que prospere un recurso de revisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2005