Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rechazo de la mayoría fuerza a Blair a modificar los presupuestos de la UE

La presidencia británica se compromete a presentar una nueva propuesta la semana que viene

"Inaceptable, injusta, insolidaria, antieuropea". Éstos fueron los calificativos más repetidos que emplearon ayer la mayoría de los ministros de Exteriores de la UE para descalificar la propuesta de perspectivas financieras para 2007-2013 que presentó el lunes Reino Unido. El cónclave a puerta cerrada de los titulares de Exteriores europeos apenas duró dos horas y media y sirvió para evidenciar el profundo malestar que provocó la iniciativa británica, tanto por el recorte de ayudas a los países más pobres como por el aumento de los ingresos que supone para Reino Unido el aumento de su cheque.

Ante un rechazo prácticamente unánime, cuya única excepción fue Malta, el ministro de Exteriores británico, Jacques Straw, se comprometió a presentar una nueva propuesta la semana próxima, aunque advirtió de que "el margen era muy estrecho".

Finalizada la reunión, empezaron las reuniones bilaterales, en las que se decidirá realmente la marcha de las negociaciones. Hoy mismo tienen previsto celebrar un encuentro determinante el presidente de Francia, Jacques Chirac, y la canciller de Alemania, Angela Merkel. Ambos países coinciden en que Reino Unido debe aumentar su contribución. Las reuniones bilaterales continuarán a lo largo de la semana, en la que el primer ministro británico, Tony Blair, mantendrá varias negociaciones con nueve líderes europeos. El encuentro con el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, está previsto para el viernes.

Francia, Italia y España, como principales contribuyentes al cheque británico (con 1.500, 1.200 y 700 millones de euros, respectivamente, en 2004) encabezan el frente de rechazo que exige a Reino Unido una rebaja sustancial de esta prebenda que logró la primer ministra Margaret Thatcher en 1984 para compensar la falta de ayudas agrícolas. En su propuesta, Londres aumenta el cheque de los 5.000 millones de euros actuales a los 7.000 millones. En conjunto mejora su posición con unos 9.000 millones de euros a lo largo de todo el periodo.

Exigencia francesa

El titular de Exteriores de Francia, Philippe Douste-Blazy, manifestó ayer en Bruselas que Reino Unido debe reducir en 14.000 millones de euros los recursos que obtiene con el cheque. Para el ministro francés, "Reino Unido está aislado y debe revisar su propuesta". También para el titular de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, el mayor problema de la propuesta es la elevada compensación que recibe por esta vía. Steinmeier insistió "en la necesidad de alcanzar un acuerdo, porque Europea necesita un éxito". Sin embargo, manifestó su satisfacción por el recorte de gasto, "porque un presupuesto con ahorro no es necesariamente un presupuesto menos europeo". En este sentido recordó que su país es el principal contribuyente neto de la UE y también necesita ahorros importantes.

El presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, abogó por un presupuesto mayor. Barroso advirtió de que la no aprobación del presupuesto significaba un serio riesgo para la construcción europea, "pero sobre todo porque ponía en peligro futuras ampliaciones". Sin citarla, pero refiriéndose a Alemania, señaló que los países que habían mostrado su disposición a aceptar un gasto mayor hace seis meses no podían esgrimir ahora la bondad de los recortes presupuestarios. El secretario de Estado español para la UE, Alberto Navarro, criticó el cheque como "mecanismo diabólico". Para Navarro, el objetivo fundamental de España en estas negociaciones es lograr ser receptor neto hasta el final del próximo mandato; es decir, en 2013.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2005