Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de Vall d'Hebron cortan de nuevo la ronda

Después de una semana de descanso, los vecinos de Vall d'Hebron que se oponen a la narcosala en el barrio volvieron a cortar ayer, durante 10 minutos, la Ronda de Dalt. Los casi 200 agentes antidisturbios de los Mossos d'Esquadra desplegados para controlar la manifestación no pudieron hacer nada frente a la novedosa estrategia utilizada por los protestantes para burlar su vigilancia.

Hacia las ocho de la tarde, la plataforma contra la narcosala convocó a los vecinos a una reunión informativa en el polideportivo que hay frente a la sala de venopunción para toxicómanos. El objetivo de los organizadores era exponer los resultados de las últimas reuniones con la Administración para poner fin al conflicto, que dura ya seis meses. El encargado de pronunciar el discurso fue el presidente de la asociación de vecinos de Montbau, Carlos Martínez. En varios momentos de su alocución, Martínez fue interrumpido por silbidos que venían de las gradas y gritos enfurecidos: "¡A cortar la ronda!" Eran cerca de las nueve cuando acabó la reunión, pero unos 200 vecinos decidieron seguir con la protesta. Anduvieron fuera del recorrido previsto, por el lateral de la ronda, buscando un hueco entre las ordenadas filas de los Mossos, que corrían detrás de los manifestantes para impedirles el acceso a la ronda.

La batalla tomó un giro inesperado a la altura de la estación de metro de Mundet. Un tropel de adolescentes bajó a toda prisa las escaleras y cruzó el paso subterráneo hasta llegar al otro lado de la calzada. Allí, en la otra orilla, no había mossos y los jóvenes cruzaron el Rubicón. Treparon con facilidad por la valla y cortaron la ronda en dirección al Llobregat. Poco después, hicieron lo propio en los carriles de dirección contraria. Un muchacho estuvo a punto de ser atropellado por un coche. Sin demora, los mossos entraron con furgones en la ronda. No cargaron: expulsaron poco a poco de la vía a los vecinos, que denunciaron la "violencia" de los agentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005