Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Ciudades fantasma en Canarias

Más de 200.000 personas continuaban ayer sin luz a causa de la tormenta tropical Delta

Santa Cruz de Tenerife retrocedió cinco siglos tras el paso de la tormenta tropical Delta. La capital insular quedó sin luz y sin teléfonos, con algunos conatos de pillaje y un miedo atroz a que el viento también levantara la isla al completo. El asfalto de sus calles quedó cubierto por una alfombra de árboles arrancados de raíz, cristales, grúas, muros y mobiliario urbano, mientras torretas de alta tensión de 40 metros de altura y 20.000 kilos de peso quedaron reducidas a un amasijo de hierros. La ciudad pasó a oscuras toda la noche del lunes, y anoche aún había zonas que no habían recuperado el suministro eléctrico. No hubo comarca que los vientos no arrasaran, hasta el punto que el Gobierno de Canarias planteaba ayer la declaración de muchos puntos agrícolas como zona catastrófica por los devastadores efectos sobre los cultivos en las siete islas.

Más de 300 policías y guardias civiles patrullaban anoche Santa Cruz de Tenerife para evitar actos vandálicos

La tormenta dañó gravemente las cosechas de plátano, naranja, papaya y patata en La Palma, y destrozó invernaderos

El fuerte oleaje hundió un remolcador y otras 15 embarcaciones de recreo en los puertos de Tenerife y La Palma

Al paso de la tormenta se confirma una víctima mortal en Puerto del Rosario (Fuerteventura) y cuatro heridos en Tenerife, La Palma y Gran Canaria.

Los fuertes vientos de la tormenta tropical Delta a su paso por Canarias, que en algunas ráfagas alcanzaron los 200 kilómetros por hora, desplazaron aviones ATR de 145 toneladas de peso en el aeropuerto de Los Rodeos, levantaron un ferry de Trasmediterránea de 200 metros de eslora, hundieron un remolcador y más de 15 embarcaciones de recreo en los puertos de Tenerife y La Palma, tumbaron muros, carteles, vallas y numerosas torretas de transporte eléctrico, cinco de ellas pertenecientes a la columna vertebral que suministra la isla de Tenerife.

Escenas de pánico

Numerosas casas vieron cómo sus tejados, ventanas, toldos, macetas y jardines volaban como hojas. Trabajadores de centros comerciales como El Corte Inglés, Ikea, Carrefour y Decathlon permanecieron en su interior durante la noche, así como más de 400 pasajeros en el aeropuerto de Los Rodeos, donde se sucedieron escenas de pánico cuando volaron varias planchas de su cubierta.

Aunque los cortes eléctricos se sucedieron en prácticamente los 81 municipios de todo el archipiélago desde primeras horas de la tarde del lunes, el principal efecto de la tormenta ha sido dejar sin suministro de forma continuada el área metropolitana de Santa Cruz de Tenerife, donde viven unas 350.000 personas. Ayer por la tarde continuaban sin luz unas 200.000. Este hecho ha dejado a menos del 50% la cobertura de móviles, inutilizado los teléfonos fijos y toda la zona comercial (bancos, supermercados, librerías, tiendas de ropa). Anoche, Movistar sólo mantenía el 37% de su red, Amena el 5% y Vodafone el 40%, y aún estaban fuera de servicio 12.884 usuarios de telefonía fija. Dos torretas de alta tensión cayeron directamente en casas, sin producir víctimas, y otras cuatro más se desplomaron en la autopista, con lo que bloquearon el acceso y la salida a la capital tinerfeña. La carpa del Circo Chino también voló en su totalidad. En Tenerife, cinco carreteras quedaron bloqueadas, seis en Gran Canaria y dos en El Hierro.

Una cuadrilla de 110 empleados de Endesa embarcó ayer desde Sevilla, con numeroso equipo técnico, para solventar cuanto antes el apagón de la capital tinerfeña, mientras un barco partía desde Fuerteventura con bobinas de cable conductores para crear redes paralelas o reparar las dañadas. Durante primeras horas de la tarde, el suministro llegó a zonas prioritarias, como los dos grandes hospitales, ayuntamientos, policías locales y salas de emergencia.

Las primeras horas sin luz de la capital tinerfeña vivieron episodios de vandalismo, cuando una banda de jóvenes encapuchados en motos rompían escaparates de la zona comercial. Para evitar que anoche se reprodujeran estos episodios, más de 300 agentes del Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil y Policía Local patrullaban anoche las calles para evitar actos vandálicos. Sólo en la primera noche a oscuras se registraron seis delitos denunciados, aunque numerosos comercios dañados aún permanecían cerrados ayer.

En La Palma, los destrozos más importantes se produjeron en el sector agrícola, donde volaron invernaderos enteros y dañaron gravemente la cosecha de plátano, naranja, papaya y patata. Unas 15 embarcaciones de recreo naufragaron en los puertos Santa Cruz de La Palma y Tazacorte.

En Gran Canaria, a los cortes de carreteras por desprendimientos de terreno y caídas de árboles, apagones eléctricos y caída de las comunicaciones telefónicas, se suma como una de las mayores pérdidas la destrucción de los últimos 20 metros de El Dedo de Dios, una roca basáltica de más de 200.000 años, monumento natural que surgía del mar en la costa de Agaete, "degollado ahora por la Naturaleza", en palabras del artista que mejor lo pintó, Pepe Dámaso.

"Viento catastrófico"

El presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín Menis, anunció que la ciudad de Santa Cruz de Tenerife no tendrá restablecido el suministro eléctrico como mínimo "hasta el viernes". Según explicó Martín Menis, tras haber sobrevolado en helicóptero la columna vertebral eléctrica de Tenerife, la capital de la isla consume 180 megavatios y sólo ayer, gracias a unos grupos cedidos por CEPSA, recibía 25. Endesa ha enviado a las islas dos aviones con 112 operarios movilizados desde Andalucía, Cataluña, Aragón, Baleares y Madrid, además de 22.000 kilos de material. "El viento catastrófico ha destrozado, ha dejado fuera de combate las cinco líneas que suministraban a la ciudad", reconoció José María Plans, director general de Unelco Endesa.

En el área metropolitana sólo había luz en hospitales, comisarías, centros de emergencia y algo de alumbrado público "para dar sensación de seguridad en las calles", añadió el consejero de la Presidencia, José Miguel Ruano.

José Miguel Ruano solicitó a los habitantes de Tenerife que no utilizaran los electrodomésticos entre las seis de la tarde y las 10 de la noche, dado que el sistema "está bajo mínimos". Igualmente, el Gobierno ha hecho un llamamiento para que los ayuntamientos suspendan la iluminación navideña hasta la próxima semana.

El Gobierno de Canarias levantó anoche la situación de alerta y comunicó el restablecimiento de las clases en los centros no universitarios, excepto en los del área Santa Cruz, La Laguna, Tegueste y El Rosario, junto a otros siete centros más de Gran Canaria La Palma, Fuerteventura y Tenerife, en los que los inspectores han encontrado desperfectos más graves.

El abastecimiento de agua de algunos municipios quedó restablecido anoche, pero aún se mantenían con cortes dos carreteras en Gran canaria, tres en Tenerife y tres en La Palma.

El presidente canario aseguró haber mantenido "varias conversaciones" con la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, mientras el delegado del Gobierno informó directamente al presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 2005