Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado aprueba que Sanidad pague los fármacos antitabaco

El PSC, ICV y ERC votan con el PP y dejan solo al PSOE

La Comisión de Sanidad del Senado aprobó ayer que la sanidad pública pague los tratamientos para dejar de fumar. La propuesta del PP fue apoyada por todos los grupos menos el PSOE. Incluso Entesa Catalana de Progrés (formada por ERC, ICV y el PSC) votó a favor. "Lo lógico es que, si el tabaquismo se considera una enfermedad, se deje la puerta abierta para su tratamiento", indicó un portavoz del PP después de la reunión.

La propuesta de la financiación de los tratamientos quedó fuera de la ley en el Congreso, cuando el PSOE aceptó incluir en la ley, a instancias del PP, medidas de tipo sanitario para ayudar a los fumadores a dejar su hábito. Lo previsible, dada la composición del Senado, es que la enmienda sea aprobada en el Pleno la semana que viene, con lo que la ley deberá volver al Congreso. Ahí el PSOE necesitará que alguno de sus socios cambie el sentido de su voto para derrotar la enmienda y mantener el proyecto que había elaborado el Ministerio de Sanidad.

El senado socialista Juan José Palacios, justificó su voto en contra de la propuesta en que la ley del tabaco "no es el sitio" para establecer qué tratamientos médicos se deben financiar. "Para eso está el Consejo Interterritorial, según define la Ley de Cohesión y Calidad que elaboró precisamente el PP. No tiene sentido que el Parlamento adopte una medida que afecta a las comunidades autónomas en lugar del organismo donde estas están representadas", añadió.

Medicamentos ineficaces

Palacios dio otra razón: "Es malo hacerle a la gente pensar que los medicamentos lo curan todo. Lo más importante para dejar de fumar es la voluntad. Además, no está claro que los tratamientos que existen actualmente sean eficaces. Los resultados son contradictorios", declaró. Sin embargo, el senador matizó que "esta postura no es cerrada", por lo que podría ser que el PSOE aprobara en el Consejo Interterritorial a la financiación de los tratamientos para dejar de fumar.

"Es cierto que los fármacos que existen ahora no son 100% eficaces, pero no se puede cerrar la puerta a que se financien. No se trata de una enmienda política. Parece difícil que se rechace. La oposición parece que se debe más al Ministerio de Hacienda que la de Sanidad", respondió el portavoz popular.

El PP, que consiguió que se aprobaran todas sus enmiendas, también logró que se ampliara el plazo otorgado a los dueños de establecimientos hosteleros (bares, restaurantes) para establecer las zonas para fumadores. El proyecto aprobado por el Congreso daba ocho meses a los dueños de este tipo de establecimientos, y el nuevo plazo es de 18 meses. "Hay que dar plazos realistas para la adaptación", dijo un portavoz del PP. "Además, así a los dueños les pillan las obras en dos periodos presupuestarios, y les será más fácil adaptarse", añadió.

Otra enmienda que se aprobó fue la de que se permitiera fumar en algunos lugares de determinados establecimientos sanitarios, como los centros psiquiátricos. El requisito será que los médicos decidan que es preferible que el paciente fume antes que perjudicar su estado, con una crisis de ansiedad, por ejemplo. Esta propuesta fue debatida en el Congreso, pero no llegó al texto del Senado.

En lo que los dos grupos mayoritarios mantuvieron el acuerdo fue en que la ley prohíba crear zonas para fumadores en los centros de trabajo. "Eso sería un paso atrás que dejaría sin sentido la ley", argumentó el portavoz popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005