Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cajas de ahorros prestaron a los partidos políticos 80 millones de euros durante 2004

Los máximos responsables de las principales cajas de ahorros se opusieron con fuerza a declarar los préstamos concedidos a los partidos, pero no lograron su objetivo. La Ley de Transparencia, aprobada el año pasado, obligó a estas entidades a que incluyeran en sus respectivos informes de Gobierno Corporativo los préstamos y avales que tenían con grupos políticos con representación en ayuntamientos, diputaciones o Parlamentos autónomos que hubieran participado en el proceso electoral de la caja. Las cajas pidieron que también los bancos declararan sus préstamos políticos, pero los partidos se negaron.

De la información pública se deduce que el saldo vivo de los préstamos, avales o garantías concedidos por las cajas a los partidos a finales del año pasado ascendía hasta los 80 millones de euros. El primer puesto en la lista lo ocupa el PSOE (junto a sus agrupaciones autonómicas), con 31 millones de euros. Tras él, IU aparece con 12,4 millones concedidos, seguido por los 10,2 millones del PNV y los 8,6 millones de CiU. Estas cantidades chocan con los 4,2 millones que debía el PP por estos conceptos a finales de 2004.

La caja que mantiene un mayor saldo vivo de préstamos a partidos políticos es La Caixa, con 14,4 millones, de los que 7,8 millones pertenecen a la deuda adquirida por el PSC y 2,4 millones a la del PSOE, mientras que ERC le debe 1,4 millones de euros, Convergència Democràtica de Catalunya 1,6 millones e Iniciativa Per Catalunya Verds 1,2 millones.

Tras la caja catalana, la vasca BBK es la segunda que mantiene un saldo vivo mayor en créditos a partidos, al ascender éste a 10,6 millones, manteniendo el PNV una deuda de ocho millones de euros. La tercera caja es Caixa de Catalunya, con 8,7 millones, destacando los 3,9 millones que debe Convergència Democràtica de Catalunya, los 1,6 millones de créditos a CiU y los 2,5 millones de deuda del PSC.

En los informes de Gobierno Corporativo, las cajas, además de los importes prestados, tienen que especificar las condiciones de tipos de interés de la operación, así como las garantías con las que se han concedido los préstamos.

El abanico de fórmulas es muy amplio. Resulta llamativo la cantidad de préstamos que, pese a concederse a un partido político, tienen garantías personales. En otros casos, los créditos se avalan con las propiedades hipotecarias adquiridas. Entre los préstamos a tipo variable, es habitual que se revisen con un bajo diferencial sobre el Euribor. La Caixa, por ejemplo, aplica un diferencial que va desde los 0,50 puntos hasta un punto. Unicaja ha aplicado el 1,25% a un préstamo con el PSOE, mientras que la BBK sigue la fórmula de Euribor más 0,50 puntos.

Alguna entidad ha incluido los tipos que aplica a los partidos morosos, los que tienen descubiertos. Así, la Caixa de Tarragona especifica que tiene un descubierto con el PP de 21.000 euros al que aplica el 22,5% de interés. Desde Caja San Fernando se señala que existe morosidad con Izquierda Unida y el Partido Andalucista. Además, IU tiene vencimientos sin abonar con Caja Madrid, Unicaja, Caja Castilla La Mancha y Cajasur.

Unicaja señala que a finales de 2004 el PSOE tenía vencido un pago de 6.000 euros, mientras que el saldo pendiente del PSE en la BBK ascendía a 1,2 millones en diciembre. Eusko Alkartasuna tenía pendiente 586.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de noviembre de 2005