Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia y los pilotos se enfrentan antes de empezar a negociar

El SEPLA amenaza con huelga en enero tras la segunda reunión

Iberia y el SEPLA, el sindicato de pilotos, mantienen un duro enfrentamiento que está impidiendo el desarrollo de las negociaciones del convenio colectivo y el plan director. El jefe de la sección del SEPLA, Bernardo Obrador, llegó ayer a anunciar huelga en enero si antes no se solucionan varios problemas formales en la negociación. Mientras, la compañía afirmó que el sindicato busca ganar tiempo. Iberia dijo ayer que su objetivo es lograr un beneficio neto en 2008 de entre 250 y 300 millones de euros. La compañía no descarta participar en el capital de alguna compañía de bajo coste.

No es la primera vez que la sección sindical del SEPLA en Iberia advierte de la convocatoria de una posible huelga por la negociación del convenio. Bernardo Obrador ya la planteó para el pasado septiembre, sin que finalmente se materializase, y ayer la anunció para enero. ¿La causa? Según dijo en conferencia de prensa, la negativa de Iberia a admitir en las mesas de negociación a los asesores externos que el sindicato crea convenientes.

Ésa es la causa que ha impedido durante casi 10 meses constituir formalmente la mesa. No se hizo hasta el pasado 24 de octubre, pero han bastado dos reuniones para que se produzca el desacuerdo. Iberia dice admitir cuantos asesores del SEPLA quiera el sindicato, pero pone coto a los externos: sólo uno fijo y dos en casos extraordinarios. El SEPLA no admite estas limitaciones y hace de ello casus belli.

El anuncio de convocatoria se produce, así, antes de que se haya entrado a negociar en profundidad ni uno sólo de los puntos que la compañía plantea. Entre ellos figuran la congelación salarial -tres años para los pilotos, cuatro para los tripulantes técnicos de cabina y dos para el personal de tierra- una disminución de los días libres, la reducción de las tripulaciones de repuesto, la renegociación de la antigüedad y modificaciones en el sistema de transporte de tripulaciones y elección de hotel. Pese a que, en el plan director, el wet lease (el alquiler de aviones con tripulación) se mantiene en el 5% de la producción actualmente en vigor, Iberia ha planteado también ampliarlo hasta el 9%.

El SEPLA calificó ayer de "barbaridad" las medidas y afirmó que Iberia "está jugando con fuego, y se va a quemar". Además, acusó a la compañía de querer reducir su representatividad sindical y de querer redactar el acta de la última reunión a su gusto.

Los dos temas fueron refutados por el consejero delegado de Iberia, Ángel Mullor, quien afirmó, también en conferencia de prensa, que en la primera reunión ya se acordó la representatividad de 11 miembros del SEPLA y se fijaron las dos personas encargadas de redactar las actas. La segunda no se ha escrito todavía, después de que el SEPLA abandonara la mesa de negociación.

"Rezuman odio"

El enfrentamiento entre SEPLA e Iberia es ya tradicional, pero se ha acrecentado después de que una asamblea del colectivo echara por tierra el pasado noviembre un preacuerdo firmado entre la anterior dirección del sindicato y la compañía. Desde entonces, según Obrador, las acciones de Iberia para con la actual dirección del SEPLA, que se opuso al preacuerdo, "rezuman odio".

La compañía opina que el SEPLA lo que quiere es "ganar tiempo" porque al final tendrá que negociar un acuerdo más duro que el rechazado en noviembre ante el deterioro de todo el sector del transporte aéreo. Según Mullor, el aumento del precio del combustible se ha comido más de 200 millones de euros que es el beneficio neto de un año bueno en Iberia. Si el precio siguiera como está, el año que viene el combustible se llevaría otros 180 millones más.

El plan director plantea la obtención de 600 millones de euros entre recorte de costes y aumento de ingresos. No incluye crear una compañía de bajo coste, pero ayer Mullor indicó una nueva posibilidad. Iberia está estudiando participar en el capital de alguna nueva compañía de este tipo. Concretamente estudia tres proyectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de noviembre de 2005