Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peces-Barba reprueba el trato del Parlamento vasco a las víctimas

Critica que desaparezca "terrorismo" del nombre de una ponencia

El Alto Comisionado de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, Gregorio Peces-Barba, cree que la nueva denominación de "Ponencia de Víctimas" que se ha dado al grupo de trabajo constituido en el Parlamento vasco y del que se suprime la expresión "del terrorismo" es un "dislate" y supone un "uso perverso del lenguaje". Peces-Barba plantea estas consideraciones en una carta que remitió el pasado día 4 a la presidenta de la Cámara de Vitoria, Izaskun Bilbao, del PNV.

En la misiva, el Alto Comisionado se refiere a esta ponencia en estos términos: "Me resulta incomprensible un cambio de esta naturaleza que expresa, no sólo un auténtico dislate, sino un uso perverso del lenguaje que ofende a las víctimas del terrorismo y a todos los ciudadanos de bien, que es profundamente inicuo por la equidistancia que esconde entre quienes han sufrido el terrorismo y sus verdugos".

La constitución de la ponencia ha levantado mucha polémica entre algunos partidos, como el PP y el PSE, y entre asociaciones de damnificados del terrorismo. Los populares han exigido al presidente de la comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco, el peneuvista Iñigo Urkullu, que limite la ponencia a las víctimas del terrorismo, mientras que la Coordinadora de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite) ya ha anunciado que no acudirá. La presidenta de la Fundación Fernando Buesa, Natividad Rodríguez, se ha expresado en la misma línea, al igual que la Fundación Gregorio Ordóñez, a la que ha generado "un gran estupor y horror" la decisión de Urkullu de denominar al grupo como ponencia de víctimas a secas.

Según esta Fundación, esta postura revela el "desinterés y la incomodidad" que parece producirle al "señor Urkullu" la creación de una ponencia exclusivamente dirigida a las víctimas del terrorismo. Durante la constitución de la ponencia, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos habló de resarcir en primer lugar a los afectados por la violencia de ETA mediante el cumplimiento de las medidas que en febrero de este año aprobó la Cámara de Vitoria. Pero después, se mostró partidario también de ampliar el horizonte de la ponencia con el objetivo de favorecer la "reconciliación". En ese horizonte podrían entrar los presos de ETA, tal y como pretenden EHAK y Aralar.

Para Peces-Barba, la postura de Urkullu no ayuda a resolver ningún problema, sino que "crea nuevos y aumenta el dolor de las víctimas del terrorismo". Y cree que no sirve para pacificar, que desprecia la dignidad y la memoria de las víctimas del terrorismo y ofrece una imagen muy negativa del Parlamento vasco. Pese a lo escrito en su carta, pide a la presidenta del Parlamento que "salvaguarde el sentido y el fin de la ponencia" que consiste en "el seguimiento estricto de las actuaciones a favor de las víctimas del terrorismo".

La presidenta aseguró ayer que la carta de Peces-Barba será analizada en la reunión que celebrará la Mesa del Parlamento la próxima semana.

Por otra parte, la Fiscalía de la Audiencia Nacional reclamó que no se admita la querella presentada por la Asociación Víctimas del Terrorismo por los expedientes académicos de los etarras, ya que esos hechos se están investigando en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 2005