Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE TERRITORIAL

Maragall pide a los presidentes autonómicos que ayuden a crear un clima general de respeto a Cataluña

Lo que se esperaba de Pasqual Maragall para la primera jornada del debate en el Senado llegó en la segunda. El presidente de la Generalitat de Cataluña defendió apasionadamente la propuesta de nuevo Estatuto y lo hizo presentándola como un proyecto realizado "con sentido de España", con "sentido de Estado" y con voluntad de "seguir estando". Por esta razón, y porque se ha hecho siguiendo "escrupulosamente" los procedimientos previstos en la Constitución y el Estatuto catalán, Maragall reclamó a los demás presidentes "respeto para Cataluña y sus instituciones" ante el texto que han remitido a las Cortes.

Después de que, también ayer, algunos de los presidentes autonómicos siguieran presentando la reforma catalana como un elemento de ruptura, Maragall les pidió a todos que "ayuden a crear un clima general de respeto" a Cataluña y su proyecto de Estatuto "como Cataluña respeta los de los demás".

A esta petición, Maragall agregó otra dirigida sólo al PP, para que deje de convertir la propuesta de Cataluña "en un arma a utilizar en el combate entre oposición y Gobierno". La oposición se puede ejercer, sentenció, "sin alentar la confrontación entre territorios y personas".

El presidente catalán recordó que el consenso tan reclamado por el PP para la reforma del Estatuto se ha alcanzado en Cataluña con el 90% del Parlamento y que si el PP no está en él es porque el mapa político catalán, como el vasco, son distintos al del resto de España "como consecuencia de realidades ideológicas distintas".

Dicho esto, Maragall manifestó su deseo "de que el centro-derecha español se sume a la valoración positiva" del Estatuto catalán. Aseguró que por su parte hará esfuerzos para llevar al PP a ese consenso, aunque reconoció que no es muy optimista "porque el centro derecha ha hecho del Estatuto catalán un instrumento de acoso y derribo del Gobierno" de José Luis Rodríguez Zapatero.

En medio de gran expectación, Maragall respondió también a algunas de las críticas lanzadas a lo largo del debate contra el nuevo Estatuto por otros presidentes. Sobre la financiación dijo dos cosas. La primera, para rebatir las acusaciones de insolidaridad. En España hay, dijo, seis comunidades con renta per cápita por encima de la media española: Cataluña, Madrid, Baleares, Comunidad Valenciana, País Vasco y Navarra. De estas seis, afirmó, sólo el País Vasco y Navarra "no contribuyen al Estado en términos netos; es decir, por encima del coste de los servicios del Estado en sus territorios". La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, había insistido por la mañana en que sufre discriminación en las inversiones del Estado en comparación con Cataluña. Y Maragall le respondió que, en este caso, los beneficios de la capitalidad "son superiores a sus costes".

La segunda referencia a la financiación fue para precisar que la propuesta del Estatuto "consiste en que todos los territorios tengan un nivel de servicios similar para un esfuerzo fiscal similar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 2005