Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Siniestro sin explicación

No es normal que una plataforma de 60 metros de largo por 12 de ancho se desplome desde una altura de más de 50 sobre los obreros que trabajaban en la construcción de un viaducto, matando al menos a seis de ellos. Urge, por ello, una explicación, tanto de las razones técnicas como de las medidas de seguridad adoptadas. España es, desde hace años, tras Portugal, el país de la UE con mayor índice de siniestralidad laboral.

Cinco de los fallecidos eran portugueses y trabajaban para una empresa lusa, subcontratada por una unión temporal de empresas (UTE) a la que se había adjudicado ese tramo de la obra. Sin prejuzgar nada sobre las causas y eventuales responsabilidades, sí cabe recordar que existe una relación comprobada entre siniestralidad laboral y subcontratación. El asunto ha sido tema reiterado de negociación en los pactos sociales de los últimos años. Hace dos se alcanzó un acuerdo por el que se responsabilizaba a la empresa principal de evaluar los riesgos y planificar la prevención, de informar de ello a las empresas con las que subcontrata y vigilar del cumplimiento de las medidas previstas.

Más información
Seis muertos al desplomarse un viaducto en obras en Granada
Seis trabajadores mueren al desplomarse un tramo de puente en la autovía del Mediterráneo
Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El gran peso de la construcción, pública y privada, explica en parte la altísima siniestralidad en España, aunque hay otros motivos, como la insuficiente tarea de inspección. El resultado es que en el primer semestre del año se registraron en España medio millar de accidentes laborales mortales y 684 hasta septiembre, lo que supone un incremento del 12,5% respecto al año anterior: prácticamente, tres trabajadores al día, a los que habría que añadir cerca de 20 heridos graves cada 24 horas. Pero un accidente como el de ayer, el desprendimiento de una masa tan enorme del encofrado de un viaducto, es algo sin precedentes que pudo haber causado muchas más víctimas y que requiere una investigación a fondo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS