Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

La memoria del dolor

Hace un año que nuestra madre murió en el hospital de San Juan de Alicante, en medicina interna. La saturación del servicio, la falta de camas, y de personal y la falta de consideración, unidas a una concepción de "aparcamiento, que no de servicio, de enfermos terminales" fue el caldo de cultivo para la falta de respeto profundo con la vida de nuestra madre que se enfrentaba al dolor y la muerte.

A pesar de ese contexto mercantilista existieron personas (médicos, enfermeras, auxiliares) que dejaron entrar la vida en aquel espacio, dándole a nuestra madre y a nosotras, aliento, cariño y profesionalidad.

Hubo algún momento de paz, pero los otros, los de sufrimiento añadido, cruel y absurdo, los de la incomprensión y la deficiente organización, fueron imperdonables. Nosotras no podemos olvidarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de noviembre de 2005